Alberto Muñoz

Ética, inteligenia artificial y emprendimiento

Los nuevos desafíos de la IA alimentan la sed incesante de conocimiento, la pasión por el descubrimiento, y esto no tiene botón de apagado en el ser humano.

Tuvimos la RIIAA 2021 donde se reúne al ecosistema de IA en Latam, destacando la interacción entre las comunidades de la triple hélice para catalizar el desarrollo, la adaptación y el uso de la IA en el país.

Estos jóvenes y brillantes investigadorxs de talla internacional nos ayudan a conformar nuevos espacios de interacción.

En ésta ocasión, junto con el Dr. Garrido, coordinamos una sesión sobre el tema de la ética en IA en los emprendimientos, los cuales son cada vez más diversos y trascendentes.

En esta mesa redonda virtual, tuvimos el honor de contar con la participación de algunos colegas, los cuales de alguna u otra manera han demostrado interés o han navegado en este universo del emprendimiento, la IA y la ética.

Durante su intervención, el Dr. Cebral (doctor en filosofía y maestro en ciencias del aprendizaje estadístico y minería de datos, actualmente profesor de planta en el Tec de Monterrey) nos dice “..la ética de la IA no debe ser tratada como un añadido al desarrollo técnico-industrial; al hacerlo así, formulamos pseudopreguntas que sólo matizan la hegemonía tecnocrática y reduccionista”. Para la Dra. Silvia Fernández (socia directora de Arkhum Consulting) los nuevos desafíos de la IA alimentan “... la sed incesante de conocimiento, la pasión por el descubrimiento”.

Y esto no tiene botón de apagado en el ser humano, lo seguirá haciendo a plena luz o en la clandestinidad. Pero las aplicaciones prácticas sí requieren de reglas claras, sobre todo antes de llegar a las empresas, pues en general, los emprendedores comparten una característica que los hace buenos en lo que hacen, pero también peligrosos: les gusta correr riesgos”.

El Dr. Juan Manuel Ahuatzin Larios (CEO de Promagnus y de www.digitalizados.mx) nos comenta: “Estamos en una etapa de maduración de la inteligencia artificial donde nos preguntamos si podemos o no usarla en dominios que atañen a la ética. Sin embargo, en asuntos puramente éticos, el uso de la IA en una tarea sólo se podrá prohibir si demostramos formalmente que el humano es mejor realizando dicha tarea”.

El Dr, Humberto Sosa (CIC-IPN) nos ilustró con varios conceptos relevantes, incluída la necesidad de reforzar nuestras acostumbrada toma de protesta al momento de graduarnos como profesionistas y nos recuerda, en alusión a la historieta de ‘El Hombre Araña’ en un pasaje donde el tío Ben le recuerda al enmascarado arácnido “Con un gran poder, viene una gran responsabilidad”. Mi colega, el Dr. Leonardo Garrido comenta: “Ha sido un placer coorganizarlo pues no sólo se habló de la ética en inteligencia artificial en sí, sino con un enfoque especial en emprendimiento y startups, viendo puntos de vista de los panelistas que logramos reunir con diversos enfoques: desde un filósofo con orientación en machine learning, académicos en IA, emprendedores de empresas en esta área de IA y robótica, hasta el punto de vista de alumnos emprendedores en estas áreas”.

La inteligencia artificial comienza a hacer uso intensivo de masivas y diversas entidades de datos provenientes de cada vez más controversiales fuentes y latitudes; incluso, la incorporación de bases de datos históricas pareciera implicar cierto tipo de análisis crítico sobre el momento y las condiciones en las que se generaron o capturaron ciertos datos.

Todo esto con el fin de implementar la ciencia de los datos para entrenar sistemas que puedan aprender e incluso predecir circunstancias que difícilmente podrían ser generadas únicamente por el intelecto humano.

Asimismo, el saber-hacer humano comienza a ser utilizado de manera cada vez más eficiente incluso para la incorporación de automatismos y capacidades industriales que van permitiendo acelerar procesos de manufactura e incluso incrementar las capacidades no solo manuales sino incluso perceptuales en la línea de producción.

COLUMNAS ANTERIORES

El caótico Premio Nobel de Física 2021
TeslaBot 1.0

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.