Comisionado del INAI

Arrecife: Por una reconstrucción transparente en Guerrero

El grupo Arrecife busca recuperar la experiencia acumulada a nivel nacional e internacional en torno al diseño, monitoreo y seguimiento de la recuperación y la reconstrucción.

El pasado 25 de octubre, el huracán Otis de categoría 5, impactó la costa del Pacífico mexicano, causando devastación en la infraestructura y la vegetación de los municipios de Coyuca de Benítez y Acapulco, del estado de Guerrero. Este fenómeno, también causó una crisis inmediata de suministros, de vivienda y en la actividad económica de la población.

En este contexto de emergencia, con el objetivo de contribuir al proceso de recuperación y reconstrucción, el Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción (CPC-SNA), la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional Anticorrupción (SESNA), la organización Transparencia Mexicana, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), nos unimos en un grupo de trabajo al que denominamos ‘Arrecife’, como símbolo de fortaleza y de la coexistencia de esfuerzos dirigidos a que la transparencia, la rendición de cuentas, la prevención de la corrupción y la protección de los datos personales sean pilares del proceso de recuperación que se encuentra en curso, en el estado de Guerrero.

La magnitud de los estragos que el huracán Otis dejó a su paso requiere de una respuesta coordinada y efectiva que incluya a autoridades, sector privado, a la sociedad civil organizada y a la población mexicana en general, la cual, se ha distinguido por su espíritu solidario ante el desastre, como ocurrió en su momento, con los sismos de septiembre de 2017.

Es por ello por lo que, el grupo Arrecife, busca recuperar la experiencia acumulada a nivel nacional e internacional en situaciones similares, en torno al diseño, monitoreo y seguimiento de la recuperación y la reconstrucción.

Por ejemplo, el pasado 13 de noviembre, a través del INAI, el grupo Arrecife emitió recomendaciones en materia de protección de datos personales, en tres vertientes: de respuesta frente a la contingencia, de apoyo a personas damnificadas y en torno a los apoyos y acciones de recuperación y reconstrucción.

Lo anterior, toda vez que es esencial que la protección de datos personales se apegue al marco normativo aplicable, por ejemplo, durante las acciones de localización de personas, para el acceso a servicios y para la entrega de apoyos tanto públicos, como de carácter privado.

Además de la emisión de las recomendaciones en materia de protección de datos personales y en otras temáticas, el grupo de trabajo convocará a instituciones, organismos y colectivos nacionales e internacionales a participar y contribuir en la medida de sus posibilidades y recursos en el diseño, monitoreo y seguimiento de la reconstrucción tras los daños ocasionados por dicho huracán.

Asimismo, se pondrá a disposición de las autoridades y de la sociedad civil de Guerrero, tecnología y soluciones que permitan transparentar y rendir cuentas, sobre la mayor cantidad de inversiones realizadas y para proteger los datos personales en este proceso.

Desde el grupo Arrecife hemos puesto a disposición de las personas, el correo electrónico arrecife@tm.org.mx para recibir aportes, preguntas y colaboraciones vinculadas con este tema.

El futuro, por su naturaleza, está acompañado de la incertidumbre. No obstante, en los momentos más complejos, son los esfuerzos determinados y colectivos los que generan fuerza en la capacidad de respuesta y de resiliencia.

Arrecife es un llamado a un esfuerzo colectivo, porque en democracia la unión de visiones y capacidades fortalece, para que juntas y juntos construyamos la esperanza en un futuro mejor.

El autor es comisionado del INAI.

COLUMNAS ANTERIORES

Mejorar la información para todos
Un nuevo impulso para el gobierno abierto

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.