Bloomberg Opinión - Spinetto

Mientras Argentina gira a la derecha, prepárese para la turbulencia

Los inversores tienen razón al alegrarse por un cambio en la política del país, pero cambiar sus políticas económicas será difícil, opina Juan Pablo Spinetto.

Se espera que la economía de Argentina se contraiga en más del 3 por ciento este año, y su tasa de inflación se encuentra en un máximo de tres décadas de 114 por ciento. Y, sin embargo, su índice bursátil S&P Merval es el Lionel Messi de los mercados, es decir, tiene el mejor desempeño del mundo, con un aumento de casi un 50 por ciento este año en términos de dólares.

La razón de tal optimismo de los inversionistas es clara: uno de los frecuentes giros ideológicos de Argentina es inminente. Si bien pueden pasar muchas cosas entre ahora y las elecciones presidenciales de octubre, es probable que el próximo gobierno argentino sea más favorable a las empresas que la coalición de izquierda peronista que ha gobernado el país durante cuatro caóticos años.

Es una apuesta segura, particularmente dados algunos precios de activos extremadamente bajos. Pero el camino para estabilizar la segunda economía más grande de América del Sur no será fácil.

Comience con los candidatos: la elección de última hora del ministro de Economía, Sergio Massa, como su candidato presidencial por parte de la principal coalición peronista, ayudó a impulsar los precios de los activos del país el lunes. Massa no mejoró mucho la economía argentina durante su mandato de casi un año; de hecho, la inflación se aceleró , las reservas internacionales continuaron cayendo y los controles monetarios bizantinos se expandieron.

Aun así, es visto como una opción más favorable a los negocios que el grupo abiertamente hostil a los negocios liderado por la expresidenta, actual vicepresidenta y poderosa influyente Cristina Fernández de Kirchner.

Con las campañas para las primarias del 13 de agosto ya iniciadas, la oposición de centro derecha de Juntos por el Cambio lidera las primeras encuestas , aunque todavía tiene que elegir a su candidato presidencial. La coalición Massa-Kirchner está en segundo lugar, seguida por el grupo libertario liderado por Javier Milei, quien sacudió la contienda al principio pero parece haber perdido impulso recientemente. En el clima económico y político actual, señalan los economistas de JPMorgan Chase & Co. Diego Pereira y Lucila Barbeito, será difícil para los peronistas retener el poder.

A medida que la inflación de Argentina se dispara, la confianza del gobierno se derrumba

A pesar de toda esta incertidumbre, hay razones para ser optimistas sobre las perspectivas económicas de Argentina. El país debería haberse recuperado para 2024 de la dañina sequía que ha reducido su cosecha y sus exportaciones este año.

Y el próximo presidente se beneficiará de dos de los pocos éxitos políticos del actual presidente Alberto Fernández: un aumento en la producción de hidrocarburos (que reduce la factura de los subsidios energéticos del gobierno) y un auge minero, particularmente en el litio . Un mejor entorno regional, con tasas de interés más bajas y una economía en crecimiento en Brasil, el principal socio comercial de Argentina, también ayudará.

Al mismo tiempo, los detalles de la póliza serán importantes. Y, como bien saben los argentinos, las cosas siempre pueden ser peores.

Como he argumentado, los problemas económicos de Argentina no están predestinados por los dioses, sino que se deben a una simple mala práctica política, que se deriva de las luchas políticas internas.

El próximo gobierno deberá introducir la racionalidad y restaurar los mecanismos de mercado, incluida una devaluación del peso atrasada. Juntos por el Cambio se divide entre los que favorecen la terapia de choque (representados por la exministra de Seguridad Patricia Bullrich ) y los que apoyan un enfoque más consensuado (encabezado por el alcalde de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta ).

Al igual que en 2019, las elecciones primarias mostrarán cómo se están alineando las fuerzas políticas, incluso si son Bullrich o Rodríguez Larreta quienes encabezan la coalición Juntos y, por lo tanto, qué tan sostenible es el repunte actual del mercado.

Sin embargo, una cosa es segura: para cambiar el statu quo, el próximo gobierno deberá gastar algo de capital político y tener la habilidad y la voluntad de negociar con la oposición. Como aprendió el gobierno de Mauricio Macri en 2015, la reforma económica aumenta el riesgo de conflictividad social.

La economía de Argentina parece estar mejorando, y los inversionistas están animados por el surgimiento de la candidatura de Massa. Pero es casi seguro que Kirchner mantendrá su influencia en el Congreso y en Buenos Aires, la provincia más grande del país. Es demasiado pronto para decir que Argentina ha dado la vuelta a la esquina.


COLUMNAS ANTERIORES

No, Lula. Los presidentes ya no dirigirán a Vale
Lula y AMLO deben aprender el arte de pedir perdón

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.