Federico Muciño

Federico Muciño García: Gas natural por los cielos

Actualmente los precios del energético se encuentran por encima de los 5 dólares por millón de BTU tras un muy fuerte incremento en las últimas tres semanas.

Hace un año los precios el gas natural en Estados Unidos estaban rondando los 2 dólares por millón de BTU. Este nivel de precios se encontraba en un rango históricamente bajo y las expectativas eran que se mantuviera en ese orden de magnitud.

Actualmente los precios del energético se encuentran por encima de los 5 dólares por millón de BTU tras un muy fuerte incremento en las últimas tres semanas. Esta fuerte subida de precios tendrá, sin duda alguna, fuertes repercusiones en la industria en México, no solamente para aquellos que directamente consumen gas natural, sino también para los consumidores de energía eléctrica.

La situación es que la mayor parte de la generación de energía eléctrica en el País se hace con centrales que usan gas natural como combustible, y a su vez la enorme mayoría del gas consumido en México proviene de Estados Unidos. Por esa razón se espera un importante incremento en el costo de la generación de electricidad, con distintas repercusiones sobre las tarifas de CFE y las tarifas de suministradores calificados.

Ya a principios de este año 2021 tuvimos un fuerte y claro recordatorio de la dependencia que tiene el sector energético mexicano del gas proveniente de Estados Unidos y específicamente de Texas. En febrero una tormenta invernal de proporciones históricas dejó paralizada una parte importante de la infraestructura de trasporte de gas en Texas, lo que causó una fuerte escasez del energético y en consecuencia apagones en los sistemas eléctricos de México y Texas.

Ese episodio está todavía muy fresco en la memoria de los integrantes de la industria energética, especialmente ahora que lo niveles de almacenamiento de gas en Estados Unidos se encuentran bajos apenas antes del inicio de la temporada invernal. Un invierno muy frío significaría incrementos aún mayores en los precios, mientras que uno cálido contendría los precios.

Desde el primer mes de 2019 las tarifas finales de suministro básico de CFE han tenido un comportamiento estable aunque en un nivel alto. Esta situación se ha mantenido desde entonces a pesar de que en este lapso se han presentado importantes variaciones en los costos de generación de electricidad, tales como el precio de los combustibles y cambios en los perfiles de demanda.

Evidentemente ha habido una desconexión total entre el precio final de las tarifas y el costo subyacente. Ahora, este acelerado incremento en los precios del gas natural pondrá a prueba este esquema de control de precios de electricidad, ya que evidentemente CFE verá muy estresadas sus finanzas si pretende mantener sin cambios las tarifas aún cuando el precio del gas se ha más que duplicado.

Además de las decisiones inmediatas a las que se verá enfrentada la CFE, la situación actual de dependencia del gas natural importado plantea otros retos mayores a nivel sistémico. Son innegables las ventajas que se han tenido al tener disponible lo que durante ya buen tiempo ha sido el gas natural más barato del mundo. Las críticas más comunes han sido que México no ha aprovechado suficientemente la disponibilidad de este energético al haber demorado mucho en expandir la infraestructura de transporte y no haber impulsado la extracción del hidrocarburo en el País.

A pesar de ello, con miras a la seguridad energética de México es momento de plantearse una diversificación estratégica de la matriz de generación de energía eléctrica. Las fuentes de energía renovables pueden aportar mucho en ese aspecto y ser complementadas con fuentes firmes y flexibles, así como con nuevas tecnologías de redes inteligentes.

El incremento desproporcionado en los precios del gas natural en Estados Unidos pone al descubierto varios retos del sector eléctrico en México, desde el control artificial de precios hasta problemas estructurales por la falta de diversidad en la matriz de generación. Por un lado CFE pondrá a prueba su capacidad para absorber pérdidas y, más importante aún, pondrá a prueba el sobreponer razones políticas por encima de la lógica económica.

Por el otro lado se encuentran los retos menos inmediatos y que requieren de planeación estratégica, y que de igual forma requieren dejar de lado las motivaciones electorales inmediatas. Mientras tanto los consumidores de electricidad tendrán que decidir si se sienten cómodos con los vaivenes de las tarifas de CFE o si prefieren negociar tarifas adaptadas a sus necesidades específicas directamente con alguno de los muchos suministradores calificados disponibles.

Federico Muciño

Federico Muciño

Director General y Socio Fundador de EPSCON, empresa especializada en asesoría a grandes y medianas empresas en compra de energía eléctrica y negociación de contratos de suministro de energía, generando ahorros de doble dígito.

COLUMNAS ANTERIORES

Federico Muciño: Contrarreforma eléctrica: Preguntas difíciles, respuestas fáciles
Federico Muciño: Comprar energía contra viento y marea

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.