Carlos Peña

Carlos Peña: Big Data y Machine Learning en Inversiones

“La Tecnología de punta que surge de una gran discontinuidad tecnológica, tiende a venir de nuevas compañías”. - Elon Musk.

Estamos en una evolución de las inversiones donde la asesoría patrimonial tiene que ser por especialistas con experiencia y certificados, actualmente hay muchos en el mercado que ofrecen el coaching porque les apasiona, pero eso no es suficiente ya que enseñan según su criterio, su perfil y olvidan lo que la regulación pide obligatoriamente que es perfilar al inversionista, es decir ubicar qué tipo de inversionistas, de ahí partir y acompañar al prospecto inversionista a lograr sus objetivos y metas patrimoniales.

Hay de estrategias a estrategias y dependerá del asesor que lleve al prospecto inversionista a un buen resultado y claro ya ubicado el perfil del inversionista donde la diversificación en renta variable y rentas fijas cumplan con las necesidades del inversionista, el siguiente paso es utilizar el interés compuesto en la renta variable y sumado a un ingrediente importante que son la disciplina de ir realizando incrementos mensuales, este suma a la estrategia del interés compuesto que por cierto, ojo en este punto, el interés compuesto es buenísimo pero el interés compuesto con incrementos hace un efecto multiplicador exponencial donde solo la parte de la renta variable es la que está en operación en la estrategia, en conclusión la fórmula que comparto es EE: PI + RV + IC(I).

En esta estrategia el Big Data tiene mucho que ver en la renta variable ya que es la que le dará rendimientos más efectivos que suman al interés compuesto con el incremento, pero ¿qué es el Big Data? Es el que permite detectar en fracciones de segundos las necesidades del inversor, que busca, cuál es la mejor opción para él. Por lo tanto, permite ahorrar tiempo para satisfacer su requerimiento. Por ejemplo, si un inversionista pretende comprar una acción, es posible evaluar su perfil y ofrecerle la más acorde según sus preferencias.

El Big Data va ligado al perfil del inversionista y sabemos, como asesores, los alcances que tiene, la aversión al riesgo y de ahí ir afinando cada vez más el portafolio del inversionista, pero también el Big Data se actualizará de acuerdo a la evolución del perfil al ir actualizando cada inversionista, es decir, si un inversionista sale como resultado conservador, es probable que en unos años se mueva a moderado o patrimonial, esto significa que tendrá más participación en su portafolio a la renta variable y como consecuencia mayor rendimiento con el riesgo que corresponda.También el Machine Learning es una de las disciplinas del ámbito de la inteligencia artificial, que se encarga de la creación de sistemas que llegan a aprender de forma automática, es decir identificar patrones complejos de millones de datos en segundos.

El principal objetivo del Machine Learning es lograr que los sistemas logren aprender de enormes volúmenes de datos, sacar conclusiones y optimizar en la medida de las posibilidades, las tareas que deben llevar a cabo, logrando eficiencia y resultados, tipos de instrumentos con mercado de capitales, índices hasta Hedge Funds.

Hoy no veo mejores opciones de asesoría de eficiencia, si no están involucrados el Big Data y el Machine Learning para lograr rendimientos de dos dígitos, el futuro es hoy donde tenemos que cuidar nuestro patrimonio de una manera global por seguridad y protección. Hoy la asesoría está basada en la Innovación, Disrupción y Reinvención.¡Hasta la próxima!D.H.C. Carlos A. Peña SalasDG Open Opportunities Consulting GrupAsesor Certificado En InversiónMaster en Finanzas

Carlos Peña

Carlos Peña

Contador Público de la UANL, con Maestría en Administración Financiera (EDEC). Es Director General de Open Opportunities Consulting Group, asesor certificado y coach financiero, conferencista y asesor en estrategias de inversión.

COLUMNAS ANTERIORES

Carlos Peña: Metaverso y sus tendencias de Inversión
Carlos Peña: Índices Bursátiles por encima de la Inflación Global

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.