Zaldívar llama a transitar a un constitucionalismo social transformador
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Zaldívar llama a transitar a un constitucionalismo social transformador

COMPARTIR

···

Zaldívar llama a transitar a un constitucionalismo social transformador

El ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación advirtió que la Constitución de 1917 está viva y ha tenido una constante adaptación.

David Saúl Vela
05/02/2019
Arturo Zaldívar, ministro presidente de la SCJN.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Arturo Zaldívar, ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), llamó a transitar, sin demora, hacia un nuevo paradigma transformador con base en el programa social que marca la Constitución de la República.

“La Constitución nos marca la ruta para abatir la desigualdad, combatir la pobreza y lograr el desarrollo económico en beneficio de todas y todos”, dijo en la ceremonia conmemorativa del 102 aniversario de la promulgación de la Constitución de 1917.

Aseguró que en la amalgama de corrientes del pensamiento que nutren a la Carta Magna, emerge un proyecto dirigido a efectuar un cambio social a gran escala en este momento, que es un definitorio y con sustento en un amplio consenso popular.

En el Teatro de la República de la ciudad de Querétaro, y ante el presidente Andrés Manuel López Obrador y su gabinete, así como representantes del Congreso de la Unión y gobernadores, entre otros, Zaldívar advirtió que la Constitución de 1917 está viva y ha tenido una constante adaptación.

Señaló que la Carta Magna ha ampliado la protección cada vez mayor de los derechos de las personas y sus libertades, pero aún están insatisfechas las reivindicaciones de justicia y la legítima aspiración de cada persona de tener acceso a una vida digna.

“Nuestro país fue precursor del constitucionalismo social, pero no hemos sido capaces de cumplir, de manera completa, la promesa constitucional de cambiar la forma como se estructuran las relaciones sociales en nuestro país”, agregó.

Destacó que los postulados de la Constitución se articulan en torno a una vocación social y buscan acabar con las desigualdades que, históricamente, han producido condiciones de vida inaceptables para millones de mexicanas y mexicanos.

“Estamos en deuda con el pueblo de México; estamos en deuda con los desprotegidos; estamos en deuda con los discriminados; estamos en deuda con los pueblos indígenas, estamos en deuda con las mujeres; estamos en deuda con nuestras niñas y niños; estamos en deuda con los grupos vulnerables; estamos en deuda con las personas con discapacidad”, reprochó.

Por ello, apuntó que en la coyuntura que vive el país se debe retomar la ruta del constitucionalismo transformador que plasmaron los constituyentes de 1917.

“La Constitución nos marca la ruta para abatir la desigualdad, combatir la pobreza y lograr el desarrollo económico en beneficio de todas y de todos… Los Poderes de la Unión, sin excepción, estamos obligados a cumplir ese mandato”, insistió.

Consideró que la Suprema Corte y el Poder Judicial de la Federación deben abanderar este modelo de transformación política y social, que no es optativo.

“Debemos dejar atrás la visión anquilosada que entiende a los derechos sociales como meras declaraciones de buenas intenciones, o como meras aspiraciones reivindicatorias, para transitar, sin demora, hacia un nuevo paradigma, que tenga como eje la plena vigencia, el pleno ejercicio y la plena exigibilidad del programa social de la Constitución”.

Puntualizó que los derechos sociales imponen un deber de resultado, es decir, que el Estado mexicano tiene la obligación de satisfacer en forma inmediata sus contenidos mínimos y avanzar progresivamente en su protección.

“Ante ello, el reto de los jueces federales es asumir sin ambages un proyecto de interpretación constitucional transformador, a través del cual se promueva el cambio social, dirigido a obtener resultados tangibles en la vida de las personas”, dijo.

Finalmente señaló que la Constitución refleja el anhelo de construir una sociedad más igualitaria, con mayor justicia social.

“Para que este anhelo cristalice debemos tener la humildad y la sensibilidad de escuchar y atender el clamor social que demanda poner fin a las desigualdades que tanto lastiman a nuestro país y construir una sociedad más justa e igualitaria”, concluyó.