'Venimos a nutrirnos de los vientos de México', dicen exlíderes de FARC
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

'Venimos a nutrirnos de los vientos de México', dicen exlíderes de FARC

COMPARTIR

···
menu-trigger

'Venimos a nutrirnos de los vientos de México', dicen exlíderes de FARC

bullet'Aquí venimos confiados frente a un gobierno que ha tenido una actitud demócrata, estamos seguros que no vamos a correr riesgos', agregaron los exguerrilleros.

Víctor Chávez
04/12/2019
Exlíderes de FARC en Méxioc
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Luego de sostener un encuentro privado con el grupo parlamentario del PT y de acudir hasta el seno de la Junta de Coordinación Política, la Cámara de Diputados le abrió las puertas del pleno y dio la bienvenida públicamente a exguerrilleros de las FARC.

Desde la tribuna de la presidencia, la diputada presidenta, Laura Rojas Hernández, del PAN, anunció al micrófono: “Se encuentran en este salón de plenos Rodrigo Londoño –mejor conocido como Timochenko–, excombatiente y exdirigente de las FARC y hoy presidente del Partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, en Colombia; y Julián Gallo Cubillos, excombatiente de las FARC y hoy senador por el Partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común”.

“Esta presidencia les envía un saludo”, dijo, en medio de fuertes aplausos a los visitantes, quienes se encontraban en las butacas de invitados especiales. Los dirigentes políticos fueron invitados por el PT para conversar sobre la situación política que vive Colombia, y acudieron incluso a la reunión de la Junta de Coordinación, para saludar a cada uno de los coordinadores de todos los partidos políticos.

Rodrigo Londoño –acompañado por el coordinador del PT, Reginaldo Sandoval Flores– habló ante la prensa mexicana, para explicar que acudieron a México para recibir el galardón “Corazón de León”, en la Feria Internacional del Libro en Guadalajara, que les obsequió “la muchachada de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Guadalajara”.

De paso aprovechó para “enviar un saludo al pueblo mexicano, muy cercano al corazón de los colombianos” y agradecer a México su “siempre solidaridad para dar asilo y refugio”.

El ahora dirigente recordó que “en los momentos de intolerancia en Colombia, México se ha prestado para brindar solidaridad y aquí se refugió nuestro Premio Nobel Gabriel García Márquez, que son cosas que llevamos en el alma y en el corazón”.

Hoy “venimos a conocer los nuevos vientos que están soplando sobre México, de los cuales nos estamos nutriendo, de toda esta experiencia, del trabajo parlamentario, de todo eso estamos aprendiendo”.

“Aquí venimos confiados frente a un gobierno que ha tenido una actitud demócrata, estamos seguros que no vamos a correr riesgos”, agregaron los exguerrilleros.

Julián Gallo –conocido mejor en la guerrilla como “Carlos Antonio”– señaló que “históricamente México ha tenido la tradición de la solidaridad y el acogimiento para los exiliados y los perseguidos políticos”.

“Nosotros mismos, en los momentos en los que estuvimos alzados en armas, fuimos receptores de esa expresión de solidaridad y por eso tenemos, no solamente ese afecto y esa cercanía con el pueblo mexicano, con los sectores políticos y sociales que nos han acogido, sino también la obligación política, ética y moral de expresar esa gratitud”, comentó.

Describió que “en este momento que estamos enfrentando ese proceso de transición, luego de lograr, a través del acuerdo, cerrar un conflicto de más de 50 años”, sin dejar de denunciar que “todo este proceso de acuerdos ha estado lleno de dificultades, porque no se han cumplido los acuerdos de garantías de seguridad para la participación política y el ejercicio de la actividad de los líderes sociales”.

Como ejemplo –indicó– “en los últimos tres años, luego de la firma de los acuerdos, han sido asesinados más de 800 líderes sociales en todo el territorio nacional, y 171 guerrilleros y guerrilleras firmantes del acuerdo han caído víctimas de balas asesinas, lo que muestra que todavía el Estado colombiano se muestra incapaz de garantizar la vida de los líderes que están en la lucha por la reivindicación de sus comunidades y territorios, por lo que estamos pidiendo la solidaridad internacional”.