Universidades desvían recursos a través de funcionarios: ASF
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Universidades desvían recursos a través de funcionarios: ASF

COMPARTIR

···
menu-trigger

Universidades desvían recursos a través de funcionarios: ASF

bulletEntre las universidades involucradas está la Politécnica Francisco I. Madero en Hidalgo, Mexiquense del Bicentenario, y Politécnica de Chiapas.

Mariana León
22/02/2018
Actualización 22/02/2018 - 9:53
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

CIUDAD DE MÉXICO.- Las universidades públicas utilizaron los recursos que les dieron dependencias como la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) para pagar a funcionarios y exfuncionarios públicos de manera irregular y mintieron en su declaración ante Hacienda.

De acuerdo con los resultados de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2016, seis universidades recibieron en total recursos por 815 millones de pesos del Gobierno federal para realizar trabajos que no hicieron.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó que la Universidad Politécnica Francisco I. Madero, en Hidalgo, contrató a empleados de distintas dependencias federales -y les pagó a través de otra empresa- para realizar los trabajos, aunque, debido a su ubicación y horario, era “incompatible” que pudieran participaran en el proyecto.

Así se encontró que directores de área, jefes y supervisores no podrían haber realizado los trabajos de levantamiento de padrón del Centro Ciudad de las Mujeres en Tlapa de Comonfort, Guerrero.

Aunque la ASF no señala los nombres de los funcionarios, de acuerdo a la información presentada, pertenecen a Sedatu 34 de ellos, a Sedesol, Capufe, IMSS, Sedena, Pemex, Segob, SFP, CFE, INM, Sectur, Procuraduría Agraria, SEP, SAT, Conaliteg, DIF, Fonart, PGR, Profeco, Provictima, Secretaría de Seguridad, Semarnat, y del Tribunal Superior Agrario.

También se comprobó que de los pagos que les fueron depositados a estos funcionarios, algunos de ellos, realizaron transferencias a otros funcionarios. Para el pago, en total, de los empleados que presumiblemente realizaron los trabajos se destinaron 138 millones 644 mil pesos.

“La contratación de servicios solicitados a la Universidad presuntamente deriva en una simulación de operaciones, no obstante la inexistencia del software, la Sedatu pagó el monto convenido al amparo de las facturas emitida por la universidad”, señala.

A su vez, el director general de Ordenamiento Territorial y de Atención a Zonas de Riesgo que firmó el convenio entre la Sedatu y la universidad dijo que “no reconocía las firmas como suyas y que jamás solicitó la prestación de servicio”.

En el caso de la Universidad Mexiquense del Bicentenario, ésta emitió tres facturas a favor de la Sedatu, por un importe total de 178 millones 060 mil pesos en las que no realizó el desglose del IVA; además reportó ante el SAT domicilios diferentes y conceptos de pago diferentes.

La Universidad Politécnica de Chiapas firmó con Sedatu y el ISSSTE convenios de colaboración donde triangularon recursos a decenas de empresas que no realizaron los servicios.

También pagaron a personas morales y físicas que proporcionaron servicios a la Universidad pero presentaron sus declaraciones anuales en ceros.

“La Universidad Politécnica de Chiapas no llevó a cabo actividad alguna, tanto la Sedatu como el ISSSTE le pagaron durante 2016 un monto total de 255 millones 210 mil pesos”.