Suspenden a más de 152 sacerdotes en México relacionados con casos de abuso sexual
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Suspenden a más de 152 sacerdotes en México relacionados con casos de abuso sexual

COMPARTIR

···

Suspenden a más de 152 sacerdotes en México relacionados con casos de abuso sexual

Según la Conferencia Episcopal Mexicana, algunos de ellos ya están en la cárcel, mientras que otros siguen bajo investigación.

11/02/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Al menos 152 sacerdotes de la Iglesia Católica fueron suspendidos en los últimos nueve años por abusos sexuales a menores de edad en México, dijo la conferencia episcopal.

El papa Francisco recibirá del 21 al 24 de febrero en el Vaticano a los obispos de la Iglesia para tratar el espinoso tema de los abusos sexuales en la institución, algo que ha erosionado la credibilidad de la institución.

"Algunos delincuentes sacerdotes están en la cárcel, otros han sido ya suspendidos de su ministerio sacerdotal. En lo que va de estos últimos nueve años han sido retirados del ministerio 152 sacerdotes", dijo el domingo el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), el obispo Rogelio Cabrera.

"Algunos, por el tamaño de la culpa, han tenido que ir a la cárcel, algunos ya la purgaron, otros están todavía haciéndolo", agregó el también arzobispo de Monterrey, antes de asegurar que no tiene reportes de abusos contra monjas en el país, luego que el Papa admitiera que sacerdotes y obispos utilizaron a monjas como "esclavas sexuales".

En los últimos años han salido a la luz denuncias de abusos a menores por parte de sacerdotes católicos en varios países del mundo, algo que sacudió los cimientos de la Santa Sede.

La respuesta de la Iglesia ante la crisis ha variado de un país a otro. Si bien hay procedimientos claros y estrictos para prevenir abusos en países como Estados Unidos, en otros, sobre todo en el mundo en desarrollo, se han quedado atrás.

Francisco ha prometido en repetidas ocasiones tolerancia cero para los sacerdotes que abusen de los niños, pero los críticos exigen más acciones.