Refuerzan seguridad en la frontera sur de México
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Refuerzan seguridad en la frontera sur de México

COMPARTIR

···

Refuerzan seguridad en la frontera sur de México

En los primeros 150 kilómetros que van de la frontera del Suchiate al municipio de Mapastepec, en Chiapas, elementos de la Policía Militar se instalaron en puntos de contención migratoria.

Ángeles Mariscal | corresponsal
04/06/2019
Actualización 04/06/2019 - 23:00
Retén de seguridad en Chiapas.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

CHIAPAS.- Policías militares instalaron una docena de retenes de control de la migración en Chiapas. A la par, en operativos conjuntos, personal de los tres niveles de gobierno iniciaron cateos en hoteles, transportes y calles de las ciudades fronterizas para detener a migrantes.

Ante ello, miles de personas permanecen varadas esperando regularizar su situación migratoria.

El pasado 20 de mayo, una centena de policías militares y elementos de la Secretaría de Marina bajaron con escudos antimotines y armas largas frente a la estación migratoria Siglo XXI.

Posteriormente se extendieron a lo largo de la frontera, en puestos de control que también se fueron multiplicando en la región.

Tan sólo en los primeros 150 kilómetros que van de la frontera del Suchiate al municipio de Mapastepec, elementos de la Policía Militar se instalaron en ocho puntos de contención migratoria.

En las instalaciones de la Feria Mesoamericana fueron recluidos más de mil 600 migrantes originarios de Asia, África y Haití, quienes habían permanecido por más de un mes afuera de la estación Siglo XXI.

Estos migrantes esperan realizar solicitudes de refugio o visas humanitarias. Sin embargo, hasta el momento, no lo han hecho porque autoridades del Instituto Nacional de Migración (INM) y de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) argumentan estar rebasadas.

Al entrar al albergue les fueron recogidos sus pasaportes y teléfonos, por lo que se encuentran incomunicados. Más del 90 por ciento de ellos hablan un idioma distinto al español, y al menos una cuarta parte son niños y niñas, algunos recién nacidos, quienes se encuentran en condiciones de hacinamiento.

Por otra parte, en las ciudades fronterizas se incrementaron en días recientes los cateos en hoteles, parques y transportes que frecuentan los migrantes, a fin de detenerlos para llevarlos a estaciones migratorias.

Organismos humanitarios que recorrieron la zona, hicieron un llamado al Estado mexicano para transitar de una política migratoria basada en seguridad nacional a una centrada en la seguridad humana.

Se trata de más de 100 organizaciones de la sociedad civil de México, Centroamérica y Estados Unidos, académicos de la UNAM, UNACH y Universidad Iberoamericana, observadores de derechos humanos -entre ellos el Colectivo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos en el Sureste Mexicano, el Grupo Impulsor Contra la Detención Migratoria y la Tortura, el Grupo de Trabajo sobre Política Migratoria, la Red Jesuita con Migrantes Centroamérica y Norteamérica, y la Red TDTT- realizaron un recorrido desde la frontera que inicia en el río Suchiate, hasta los municipios que migrantes recorren en su ruta.

Acusaron que “hay una contradicción del presidente Andrés Manuel López Obrador, cuando asegura que hay condiciones dignas para los migrantes, mientras opera todo un sistema para perseguirlos, para controlarlos, para condicionarlos, para meterlos en estaciones migratorias que son entornos torturantes”.

En días pasados, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con imponer aranceles de 5 por ciento a todos los productos mexicanos que crecerían gradualmente hasta 25 por ciento si México no detiene el flujo de migrantes en la frontera.