Poder Judicial fue parte de represión en el 68 y debe rendir cuentas: Pablo Gómez
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Poder Judicial fue parte de represión en el 68 y debe rendir cuentas: Pablo Gómez

COMPARTIR

···

Poder Judicial fue parte de represión en el 68 y debe rendir cuentas: Pablo Gómez

'Ellos nos encarcelaron, ellos estuvieron de acuerdo con la matanza', reclamó el exdirigente estudiantil del movimiento del 68 y hoy diputado federal por Morena.

Víctor Chávez
02/10/2019
Pablo Gómez, diputado de Morena.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El exdirigente estudiantil del movimiento del 68, Pablo Gómez Álvarez, hoy diputado federal de Morena, acusó que el Poder Judicial fue un instrumento para la represión del movimiento estudiantil de 1968 y hoy “debe rendir cuentas”.

“Ellos nos encarcelaron, ellos estuvieron de acuerdo con la matanza. La procuración de justicia fue un instrumento”, reclamó desde la tribuna del Palacio Legislativo.

Al recordar los hechos ocurridos hace 51 años –en las efemérides de la sesión de este miércoles en la Cámara de Diputados- recalcó: “Han hecho lo posible para exculpar a los responsables, y todavía estamos esperando que el Poder Judicial y la procuración de justicia den cuentas y hagan lo que tengan que hacer, para reivindicar la autenticidad del movimiento, del gran movimiento de los estudiantes de 1968”.

Expuso que “la deuda que tiene el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que existe todavía, que no ha desaparecido y que, en el partido del Gobierno, en el 68, puede aterrizar en un mea culpa o no; porque a final de cuentas es un partido político”.

“Pero el Poder Judicial y el aparato de procuración de justicia no pueden actuar en la forma en que lo hizo el PRI en estos 51 años, en que no se asumió como responsable político de la represión contra el movimiento estudiantil. No nos importa que lo hagan ahora, pero el Poder Judicial lo podría hacer”, estimó.

La respuesta de PRI vino de la diputada nayarita Margarita Flores Sánchez, quien expresó que “el 2 de octubre de 1968 sin duda dejó una profunda huella en la historia de nuestra nación. Fue una lucha por las libertades y el deseo de una verdadera transformación.

“Sería un error negar que en estas cinco décadas las instituciones no se han transformado. Los cambios políticos, económicos y culturales se han dado en un contexto de apertura democrática y de paz social. Tampoco podemos negar que varios jóvenes que en ese entonces alzaron la voz, hoy ocupan o han ocupado un lugar en la vida política de nuestro país”.

Recalcó que “el Movimiento de 68 fue un catalizador de nuestra democracia, que años más tarde trazó la ruta hacia la transición democrática y la apertura de la representación política. Gracias a esa generación combativa y revolucionaria la alternancia política en los gobiernos ya es parte de una realidad nacional. Existen los mecanismos institucionales para la atención de demandas y el respeto a los derechos fundamentales”.

Por el PAN, el diputado Marcos Aguilar Vega expuso que el 68 fue “uno de los momentos más despreciables de la historia gubernamental de México. El 2 de octubre es como una fecha que queda como una herida en el alma de la patria, en el corazón de la juventud de aquellos tiempos y de ahora”.

“La semana negra del autoritarismo mexicano posrevolucionario, como la describiera nuestro querido compañero y amigo Alonso Lujambio. Mostró la cara más represora e inadmisible del régimen del partido hegemónico”.

“Nada, nada justifica la violencia con la que actuó el Gobierno de Díaz Ordaz. Lo dijimos entonces, en voz del presidente del PAN, Ignacio Limón, y lo decimos hoy: el gobierno por sí y ante sí decidió que las armas podían resolver lo que no ha sabido tratar con el lenguaje de la razón y la comprensión”, agregó.

Por eso “hoy, más que nunca, lo que debe imperar es la fuerza de la razón, la fuerza de las ideas, la fuerza de los argumentos. Hoy nadie puede consentir la violencia, esa que ha destruido familias, que ha descompuesto las relaciones sociales, que ha dividido a México”, advirtió.