Morena, PRI y PAN celebran declaración de inconstitucionalidad de 'Ley Bonilla' por la SCJN
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Morena, PRI y PAN celebran declaración de inconstitucionalidad de 'Ley Bonilla' por la SCJN

COMPARTIR

···
menu-trigger

Morena, PRI y PAN celebran declaración de inconstitucionalidad de 'Ley Bonilla' por la SCJN

bulletLos dirigentes de los partidos celebraron el fallo de la SCJN y coincidieron en que con esto se fortalece la certeza de las instituciones mexicanas.

Redacción
11/05/2020
El gobernador de Baja California, Jaime Bonilla
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Los dirigentes de los tres partidos celebraron la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de declarar inconstitucional la llamada 'Ley Bonilla'.

El presidente Nacional de Morena, Alfonso Ramírez Cuéllar, celebró la sentencia y dijo que no se podría permitir una reforma ilegal que violaba la voluntad de los ciudadanos de Baja California.

"Esta decisión afirma el respeto al orden jurídico y fortalece la certeza de las instituciones mexicanas", indicó Ramírez Cuéllar.

Por su parte, Alejandro Moreno, dirigente nacional del PRI, dijo que con esto se pone fin a una "aventura abusiva y desmedida por poder".

"Con el fallo histórico de la @SCJN se pone punto final a la #LeyBonilla, una aventura abusiva y desmedida por poder, que pretendía extender el mandato del gobernador de Morena, @Jaime_BonillaV, de 2 a 5 años en Baja California".

Marko Cortés, presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, dijo que con esta decisión "quedó claro que nada ni nadie" está por encima de la Constitución.

"¡Hoy ganó la legalidad y México! Reconocemos la labor de la @SCJN para frenar un atropello a la democracia. Querían un fraude constitucional y poselectoral, violentar la voluntad popular, pero queda claro, nada ni nadie por encima de la Constitución", escribió en su red social.

En su fallo, la SCJN consideró que la reforma que dio origen a dicha ley resulta un “gran fraude” postelectoral y a la Constitución, además de que representa un ilícito atípico maquinado desde el Congreso de Baja California mediante un efecto corruptor que manipuló la Carta Magna y los principios de la democracia.