Diputado de Morena propone cobrar impuestos a plataformas digitales
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Diputado de Morena propone cobrar impuestos a plataformas digitales

COMPARTIR

···

Diputado de Morena propone cobrar impuestos a plataformas digitales

El diputado Alfonso Ramírez recomendó imitar al Gobierno de Francia en imponer un impuesto del 3% sobre los ingresos en el país de gigantes tecnológicos como Google, Amazon y Facebook.

Víctor Chávez
06/03/2019
Actualización 06/03/2019 - 17:02
En la Cámara de Diputados se propuso someter a una mayor regulación y gravar los ingresos a plataformas como Amazon.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, Alfonso Ramírez Cuéllar, de Morena, propuso someter a una mayor regulación y gravar los ingresos de las plataformas digitales internacionales.

El legislador recomendó imitar el plan del Gobierno francés, de imponer un impuesto del tres por ciento sobre los ingresos en el país de gigantes tecnológicos como Google, Amazon y Facebook.

“Este es un pendiente legislativo que debe impulsarse”, dijo, por lo que recomendó incluirlo en la próxima reforma de las haciendas públicas en el país, como una manera de “evitar la evasión y elusión en este tipo de negocios”, afirmó.

Ramírez Cuéllar explicó que “el SAT no ha podido cobrar a las empresas multimillonarias extranjeras dedicadas al comercio electrónico el Impuesto Sobre la Renta (ISR), a pesar de los altos ingresos que éstas perciben, porque en nuestra legislación este impuesto se cobra a residentes fiscales y éstas plataformas no están establecidas en México”.

Señaló que “tan sólopor publicidad digital, de acuerdo con la consultora Price Waterhouse Coopers (PwC), empresas como YouTube, Facebook o Twitter, en nuestro país, tuvieron ingresos en 2018 de poco más de mil 505 millones de dólares, en tanto que la plataforma Mercado Libre alcanzó los 109.1 millones de dólares”.

“Según la Asociación de Internet Mx (AMIPCI), las ventas por internet, de servicios de turismo en México, aportaron el 56 por ciento de los ingresos del comercio electrónico nacional, por lo que considero que las plataformas internacionales seguramente obtienen ganancias más rentables, que desde luego no son acordes con lo que pagan al fisco”, acusó.

Destacó también que los impuestos que se cobran (ISR, IVA y IETU) al comercio electrónico, “no sólo presentan problemas de recaudación por domicilios fiscales establecidos fuera del país, sino también por evasión fiscal, ya que algunas operaciones realizadas en este campo se están escapando de la tributación efectiva del IVA, ya sea por facturación falsa o por un registro menor al real en las compras, dañando con ello las finanzas públicas”.

“Recientemente el Instituto Belisario Domínguez, del Senado de la República, publicó que tan solo en 2016, la tasa de evasión fiscal en México representó 2.6 por ciento del PIB, lo que significó que el gobierno no recaudó alrededor de 510 mil millones de pesos, por lo que hay argumentos sólidos para convencer a los detractores de la necesidad de hacer modificaciones tributarias a la Ley en nuestro país”, comentó.

Recordó que en 2017, la Ciudad de México y Quintana Roo firmaron un convenio con Airbnb para que la plataforma pagara un impuesto del tres por ciento para cumplir con sus obligaciones fiscales, lo que señaló abre la posibilidad y oportunidad incluso a la Comisión Federal de Competencia (Cofece) para que genere condiciones de competencia con el resto de las plataformas.

Refirió que en la Cámara de Diputados se presentó una iniciativa similar a lo que plantea el gobierno francés, respecto de aprobar un impuesto del tres por ciento para plataformas de internet que ofrecen productos y servicios, como Facebook, Airbn, Uber, entre otras, asegurando que “se deben estudiar distintas posibilidades de impedir la evasión y cobrar los impuestos justos para todas las plataformas tecnológicas en proporción con sus ingresos, cuidando que el gravamen no se traslade al consumidor final”.