Mineros huelguistas de Cosalá acusan altos niveles de plomo en mina San Rafael
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Mineros huelguistas de Cosalá acusan altos niveles de plomo en mina San Rafael

COMPARTIR

···
menu-trigger

Mineros huelguistas de Cosalá acusan altos niveles de plomo en mina San Rafael

bulletSegún estudios, en promedio, los obreros de la minera canadiense presentan de 26.90 microgramos de plomo por decilitro.

Redacción Víctor H. Arteaga/ Enviado
11/02/2020
Mineros acusan altos niveles de plomo
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

COSALÁ, Sin.- Más de 200 empleados de la mina San Rafael están en paro desde el 26 de enero. Se quejan de altos niveles de plomo en la sangre, condiciones de esclavismo, contaminación en mantos acuíferos y ganado, violaciones al contrato colectivo de trabajo, defraudación fiscal y nulas medidas de seguridad por parte de la firma canadiense Americas Gold & Silver.

El viernes 31 de enero, en asamblea extraordinaria, desconocieron a su líder, el sonorense Javier Villarreal, de la Confederación de Trabajadores Mexicanos (CTM), luego de descubrir manejos extraños en las finanzas de sus agremiados.

Según estudios, en promedio, los obreros de la minera canadiense presentan de 26.90 microgramos de plomo por decilitro, cuando el límite para un ser humano es de menos de 10 microgramos, según la revista científica MedLine.

Otra de las causas que mantiene a los mineros de Cosalá en huelga es el salario, que va de 150 a 365 pesos por una jornada de 10 horas. En Canadá, donde Americas Golden & Silver tiene su sede, los empleados reciben 35 dólares americanos por hora.

Además la empresa carece de un protocolo para manejar sus desechos sólidos y los residuos químicos, confirmaron líderes sindicales, empleados y habitantes de los ejidos. En un recorrido por la planta, El Financiero confirmó cómo los vertederos son alimentados por escurrimientos naturales, que llevan el óxido que se desprende de aparatos abandonados en la periferia de las plantas, hasta el agua que bebe el ganado local.