Gobierno de AMLO condena uso de la fuerza en crisis en Ecuador
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Gobierno de AMLO condena uso de la fuerza en crisis en Ecuador

COMPARTIR

···

Gobierno de AMLO condena uso de la fuerza en crisis en Ecuador

La cancillería emitió un comunicado en el que exhorta a ambas partes, autoridad y manifestantes, a evitar la violencia y buscar soluciones mediante el diálogo.

Redacción
09/10/2019
Actualización 09/10/2019 - 19:19
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El Gobierno de México, mediante un comunicado emitido por la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), condenó este miércoles tajantemente toda forma de violencia y expresó su preocupación por el desarrollo de los acontecimientos en Ecuador, derivado de las protestas.

" México condena tajantemente toda forma de violencia, reitera su compromiso con el derecho a la libre manifestación y rechaza el uso de la fuerza desmedida por parte del Estado, la cual debe emplearse excepcionalmente y siempre regida por los principios de legalidad, necesidad, proporcionalidad y responsabilidad", según el texto.

El Gobierno de AMLO exhortó a las autoridades y manifestantes a que eviten la violencia y privilegien el diálogo para encontrar soluciones. También manifiesta su preocupación por la criminalización de actores de oposición, ya que señala que esto no abona en la solución del conflicto.

"México expresa su solidaridad con el pueblo ecuatoriano y se suma a la posición de diversos actores internacionales para acompañar a alcanzar una solución pacífica", concluye el documento.

Este día se registraron enfrentamientos entre las multitudinarias marchas de sindicalistas ecuatorianos con la policía en los alrededores del centro histórico de Quito, donde se encuentra el Palacio de Carondelet, sede del gobierno. Ni el presidente Lenín Moreno ni otros funcionarios se encuentran allí, debido a que el gobierno se trasladó a Guayaquil el lunes.

Las manifestaciones se deben a que los principales gremios de sindicalistas se oponen a reformas laborales impulsadas por la administración federal. Otro motivo de las protestas es el rechazo al incremento de los precios de los combustibles por parte de indígenas y transportistas.