menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Menores tienen derecho a crecer en el seno de una familia, dice Aldeas Infantiles

COMPARTIR

···
menu-trigger

Menores tienen derecho a crecer en el seno de una familia, dice Aldeas Infantiles

bulletPidió al Estado aumentar presupuesto y nuevas políticas públicas para la protección de la infancia.

Redacción
20/11/2019
Menores deben crecer en familia
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La asociación Aldeas Infantiles SOS pidió la colaboración de la sociedad civil y el Estado para garantizar que el derecho a crecer en familia de los niños, niñas y adolescentes que han perdido el cuidado de sus padres sea garantizado.

Para ello, consideró que debe aumentarse el presupuesto destinado a la protección de la niñez y a los procesos de reintegración familiar; y desarrollando nuevas políticas públicas que velen por su protección.

En un comunicado, señaló que en México más de 33 mil niños y niñas viven en instituciones sin el cuidado de una familia. De ellos, el 73% viven en centros para menores de edad y desafortunadamente, existe poco interés en garantizar su derecho a vivir en familia, agregó.

Estableció que hace 30 años, el 20 de noviembre de 1989, en la Convención de los Derechos de Niño, se ratificó por todos los Estados del mundo que el niño, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, debe crecer en el seno de la familia, en un ambiente de felicidad, amor y comprensión; sin embargo, millones de niños y niñas no crecen con una familia y viven en instituciones.

Consideró que los niños y niñas que crecen institucionalizados se ven expuestos a trastornos de vinculación y problemas de desarrollo; cada año que se encuentran institucionalizados conlleva un retraso en su desarrollo, dificultades para la independencia, en algunos casos puede conllevar al exceso de medicación.

Además, dijo, la negligencia y el daño causado por la temprana privación de una familia, es una forma de violencia.

La asociación señaló que nadie le ha preguntado a los niños, niñas y adolescentes, ¿qué sienten al vivir institucionalizados? o, ¿cómo preferirían vivir? “Aldeas Infantiles SOS tiene como prioridad trabajar por el interés superior de los niños, niñas y adolescentes, para nosotros es vital escuchar la voz de los niños, porque solo así dejaremos de verlos como objetos de protección, sin capacidad de participación, y podremos verlos como sujetos de derecho”, destacó.

Agregó que si bien la acción de albergar niños y niñas se ha planteado como una acción de protección excepcional y provisional por parte del Estado, la falta de seguimiento a los casos y las crecientes problemáticas sociales han hecho que cada día existan más niñas y niños en albergues, lo cual pone en riesgo su desarrollo físico, socioemocional y cognitivo.

En respuesta al interés superior de cada niño y niña, mencionó que las Directrices sobre las Modalidades Alternativas de Cuidado de los Niños, retomadas en la Ley General de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes, promulgada en diciembre de 2014, promueve que los niños vivan con su familia de origen, extensa o en una familia ajena, fuera de un centro de asistencia social, y en los casos donde vivan en una institución u organización, sea el menor tiempo posible.

“En Aldeas Infantiles SOS México queremos que las voces de los niños, niñas y adolescentes que crecen institucionalizados sean escuchadas; ellos tienen derecho a vivir en familia”, sostuvo.

Ante ello demandó acciones preventivas y de fortalecimiento familiar para evitar que sean separados de su familia, en el caso de que ya estén separados, favorecer acciones encaminadas a la reintegración familiar, que cada niño y niña cuente con acciones y modalidades de cuidado alternativo considerando su interés superior.

Además, que los centros de asistencia social cuenten con presupuesto asignado que favorezca la implementación de entornos afectivos, seguros y protectores, contar con políticas públicas que velen por la protección de los niños y niñas y en los casos que sea necesario, generar procesos de adopción más agiles y eficaces.