Llevan al Zócalo a empleados y maestros
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Llevan al Zócalo a empleados y maestros

COMPARTIR

···
menu-trigger

Llevan al Zócalo a empleados y maestros

bulletAsí como sucedía en gobiernos pasados, poco a poco, se fueron sumando trabajadores de distintas oficinas de gobierno, de las alcaldías de la Ciudad de México y de los comités estatales de Morena.

Amilcar Salazar
02/12/2019
AMLO
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Un jugo, un sándwich y un chocolate fue el refrigerio que recibieron los cerca de 35 mil profesores pertenecientes al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), quienes desde las siete de la mañana comenzaron a llegar a la Plaza de la Constitución para ocupar las primeras filas en la celebración por el primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Así como sucedía en gobiernos pasados, poco a poco, se fueron sumando trabajadores de distintas oficinas de gobierno, de las alcaldías de la Ciudad de México y de los comités estatales de Morena. También llegaron ciudadanos convencidos y seguidores del Presidente; juntos eran decenas de miles asistentes, tanto en la plancha del Zócalo como en calles aledañas.

También hubo puestos de comida, tlayudas o esquites; los souvenirs se encontraban en los costados de la plaza, con llaveros, sombrillas, gorras y sombreros; y, con permiso de la alcaldía Cuauhtémoc, fueron instaladas 12 carpas donde se podía adquirir el libro La Economía Moral, de Andrés Manuel López Obrador, por 200 pesos.

Cientos de autobuses que transportaron a los simpatizantes del Presidente fueron estacionados en doble y hasta triple fila, desde la Plaza de las Tres Culturas hasta el Metro Hidalgo, y otros en Pino Suárez y Fray Servando.

La fiesta comenzó con Los Salmerón, desde Tierra Caliente, quienes aprovecharon para lanzar un rechazo a la violencia contra las mujeres; pero el baile se desató cuando la Sonora Santanera llegó para mandarle un mensaje al Presidente: “Espero que su sexenio lo termine bonito, bien, para bien de todo el pueblo de México, felicidades”.

El mediodía llegó, el sol a plomo y los 24 grados Celsius también, pero no fueron un impedimento para que los asistentes se quedaran 87 minutos más para escuchar el discurso del Presidente.