Laguna Metzabok, en la selva Lacandona, se seca por falta de lluvias
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Laguna Metzabok, en la selva Lacandona, se seca por falta de lluvias

COMPARTIR

···

Laguna Metzabok, en la selva Lacandona, se seca por falta de lluvias

Adrián Méndez, director local de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, explicó que esta región de Chiapas ha sido afectada por el cambio climático.

Ángeles Mariscal | corresponsal
14/08/2019
Laguna Metzabok
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

CHIAPAS.- El cambio climático afectó el sistema lagunario de Metzabok, ubicado en el corazón de la Selva Lacandona. Su laguna principal se secó en meses recientes y podría tardar varios años en recuperarse.

Adrián Méndez, director local de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), explicó que esta región ha sido afectada por el cambio climático. En la última década se registró un déficit en la precipitación del 30 por ciento, y un aumento de poco más de tres grados en la temperatura.

La laguna, de 86.2 hectáreas de diámetro y 30 metros de profundidad, albergaba una gran cantidad de peces, tortugas y cocodrilos endémicos de esta región.

Metzabok forma parte de un sistema de 21 lagunas ubicadas en un área natural protegida de la biósfera Montes Azules. La misma dejó de recibir agua producto de las lluvias y escurrimientos de la zona; y ahora prácticamente se secó. Al momento, solo almacena el 12 por ciento del agua que solía contener.

En 2010, la temperatura máxima en la región fue de 30.4 grados centígrados, y se registró una precipitación en la zona de dos mil 730 milímetros de agua de lluvia por metro cuadrado. En 2019, la temperatura máxima registrada fue de 34 grados centígrados y, para el mes de agosto, las precipitaciones registradas fueron de 594.2 milímetros por metro cuadrado.

La laguna de Metzabok se alimenta del agua que proviene de los escurrimientos de la zona, generalmente producto de la lluvia. Funciona como vaso almacenador que ahora está prácticamente vacío.

El director de la CONANP detalló que en la década de 1950 esta misma laguna se secó, sin embargo, señaló que no se tienen registros de las causas, ni del tiempo que tardó en recuperarse. Explicó que no descarta que en esta ocasión pueda volver a regenerarse.

La CONANP inició trabajos en la zona para el rescate de peces y cocodrillos que han quedado atrapados entre las capas de lodo que aún permanecen. Adrián Méndez dijo que en los próximos meses otras lagunas de este sistema también podrían secarse.