Juez español determina prisión preventiva para Emilio Lozoya, exdirector de Pemex
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Juez español determina prisión preventiva para Emilio Lozoya, exdirector de Pemex

COMPARTIR

···
menu-trigger

Juez español determina prisión preventiva para Emilio Lozoya, exdirector de Pemex

bulletLozoya compareció por videoconferencia ante un juez en Marbella, esto a un día de haber sido detenido en Málaga.

Bloomberg /Cyntia Barrera Diaz y Justin Villamil
13/02/2020
Actualización 13/02/2020 - 22:06
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El exdirector general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, permanecerá en una cárcel española, esto debido a que un juez le dictó prisión preventiva sin derecho a fianza.

Lozoya, quien compareció desde Marbella a través de una videollamada, podría enfrentar hasta 15 años de prisión, dijo el juez español Ismael Moreno.

El juzgador decidió mantener al exfuncionario mexicano por el riesgo de fuga, después de que lo encontraron con una licencia de conducir con su foto, pero con un nombre diferente.

Lozoya, quien fue detenido el pasado miércoles en La Zagaleta, complejo residencial para millonarios, ubicado en Málaga, España, no se allanó al procedimiento de extradición a México, donde es acusado de delitos relacionados con casos como Agronitrogenados, Odebrecht o la Estafa maestra.

Debido a que existe riesgo de fuga, Lozoya deberá permanecer preso mientras se formalice la solicitud de detención provisional con fines de extradición, para lo cual el gobierno de México tiene 45 días, a partir de la captura, ocurrida este 12 de febrero.

De acuerdo con el vigente Tratado de Extradición entre México y el Reino de España, firmado en noviembre de 1978, nuestro país debe cumplir ciertas formalidades legales para traer a Lozoya.

A través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) debe acreditar, por ejemplo, la plena identificación de Lozoya para garantizar que la persona detenida no sea un homónimo, y justificar jurídicamente, incluso con documentos oficiales, los motivos por los que requieren al detenido.

Como Lozoya no se ha allanado al proceso de extradición, una vez que se formalice la solicitud de entrega, se abrirá un juicio, cuya duración no tiene un plazo perentorio. El juez debe resolver si es o no procedente, resolución que es impugnable.

En ese caso se continuaría con la etapa hasta que se dicte una nueva resolución que dejará firme la sentencia. Si la resolución es positiva se continúa con el procedimiento y, en caso contrario, se concluye y se deja en libertad al reclamado.

Si la resolución definitiva es a favor de la extradición, se notifica la decisión e inicia la coordinación para la entrega.

De acuerdo con casos similares, también relacionados con delitos financieros, el proceso podría tardar hasta dos años, como ocurrió con el banquero Ángel Isidoro Rodríguez, El Divino, quien tardó 22 meses, entre 1996 y 1998, en ser traído a México.

Un caso más reciente, el del dueño de Altos Hornos de México, Alonso Ancira, detenido en Mallorca, en mayo de 2019, quien lleva ya nueve meses sin que a la fecha se haya emitido una primera resolución.

Ayer, el juez Moreno, que sigue el caso de Lozoya, explicó que sobre el exdirector de Pemex pesa una solicitud de extradición hecha por las autoridades mexicanas por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita, equiparable en España al blanqueo de capitales, el cual tiene una pena máxima de prisión de 15 años.

El miércoles, el Ministerio del Interior de España informó que el gobierno de México estima en 280 millones de dólares el total de dinero defraudado por Lozoya a través de un “entramado de corrupción” en el que también participaron sus familiares.

En la audiencia de ayer, el juez Moreno consideró que existe un fundado riesgo de fuga de ser puesto en libertad, y para ello destacó que en el momento de su detención iba en un taxi con una credencial de conducir con su fotografía, pero a nombre de Jonathan Solís Fuentes.

Señaló que de ahí “se desprende una intención de sustraerse a la acción de la justicia”.

El juez tomó en cuenta también que Lozoya no tiene arraigo laboral ni de domicilio en España, y que llegó a este país hace sólo dos días, según ha manifestado él mismo, por lo que ordenó mantenerlo preso.

La Fiscalía General de la República (FGR) considera que Lozoya cometió un fraude de 280 millones de dólares, dijo la policía española en otro comunicado.

México buscará extraditarlo para enfrentar cargos en el país como el de operaciones con recursos de procedencia ilícita, equiparable en España al blanqueo de capitales.

En la audiencia, Lozoya señaló que presuntamente llegó al territorio español hace dos días.

Mexicanos, sujetos a extradición en España

La historia de ciudadanos de México, que han enfrentado a la justicia en la península Ibérica, tiene antecedentes desde los 90.

Ángel Isidoro Rodríguez, El Divino, expresidente de Grupo Financiero Asemex-Banpaís, fue detenido el 29 de julio de 1996, en Ibiza, España. En junio de 1998 fue extraditado a México. En esos casi 22 meses estuvo en una prisión de Madrid.

Alonso Ancira, dueño de Altos Hornos de México (AHMSA), detenido en Mallorca, España, en mayo de 2019, por delitos financieros, lleva nueve meses bajo proceso de extradición hacia México, sin que a la fecha se haya emitido una primera resolución.

Diego Cruz Alonso, integrantes del grupo de Los Porkys de Veracruz, fue detenido en Madrid, el 10 de junio de 2016, y siete meses después, el 17 de enero de 2017, el gobierno español lo entregó en extradición a México para enfrentar su proceso por delitos sexuales.

Fuente: El Financiero

Con información de David Saúl Vela