menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Caballos, trenes, adelitas... y un soldado lesionado

COMPARTIR

···
menu-trigger

Caballos, trenes, adelitas... y un soldado lesionado

bulletEl elemento de la Secretaría de la Defensa Nacional se cayó del caballo que montaba cuando intentó realizar una maniobra conocida como 'Parada india'.

Amilcar Salazar
20/11/2019
Actualización 20/11/2019 - 22:31
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Tal y como lo instruyó el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien pidió caballos, trenes y adelitas, este 20 de noviembre, dos mil 900 jinetes marcharon frente al palco de honor en Palacio Nacional para celebrar el 109 aniversario de la Revolución Mexicana, que decidieron bautizar como “la tercera transformación de México”.

Los pasajes históricos, los escuadrones ecuestres al ritmo de la marcha de Zacatecas y la caída de un soldado de caballería fueron algunos de los detalles del desfile que no se realizaba desde 2014, cuando fue cancelado para evitar confrontaciones con padres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

Las “transformaciones” anteriores estuvieron presentes. Previo a la caminata de 8.5 kilómetros, en la plancha del Zócalo, mil 142 actores representaron a los próceres que le dieron nombre a México. Se colocaron plecas en las megapantallas para hacer énfasis en el discurso.

Hidalgo y Allende habrían encabezado “la primera transformación”, incluso se representó el grito de Dolores; para la segunda, la Guerra de Reforma y los conservadores, “quienes desconocieron para conservar sus privilegios”, y finalmente la tercera, que, según los historiadores, fue la primera revolución social del siglo XX.

En el balcón principal, López Obrador nunca dejó de aplaudir. A su lado, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, y los secretarios de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval, y de la Marina, Rafael Ojeda, además deBeatriz Gutiérrez Müller. En el balcón contiguo: Marcelo Ebrard, Olga Sánchez y Alfonso Durazo.

En las gradas instaladas en las inmediaciones del cuadro central había familiares de los militares y algunos curiosos, pocos en realidad, al ser día laboral.

Pasado mediodía arrancó la representación ecuestre , conformada por 2,133 agrupaciones charras de 22 entidades, 51 vehículos temáticos, dos piezas de artillería y tres aviones amarillos. La acrobacia ecuestre dejó un lesionado: un soldado de caballería que sufrió una caída.

En el desfile avanzaron las huelgas de Cananea y de Río Blanco, la prensa libre, los hermanos Flores Magón, jinetes zapatistas, el bloque villista y un bloque constitucionalista con jinetes y caballos. En el perifoneo: la promesa de ir “hacia una nueva transformación”.