'En 20 años se podrán lograr bases sólidas para asegurar un país con justicia': Plan Nacional de Desarrollo
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

'En 20 años se podrán lograr bases sólidas para asegurar un país con justicia': Plan Nacional de Desarrollo

COMPARTIR

···
menu-trigger

'En 20 años se podrán lograr bases sólidas para asegurar un país con justicia': Plan Nacional de Desarrollo

bulletEn el documento –con constantes referencias ideológicas en contra del neoliberalismo– sostiene que en seis años consumará una 'revolución de las conciencias'.

bulletEl PND plantea además reducir la percepción de índices de corrupción en la Administración Pública Federal del 86.5 por ciento, que se dio en 2018, a 22 por ciento para el fin del sexenio.

Rivelino Rueda Víctor Chávez
02/05/2019
Actualización 02/05/2019 - 18:44
El presidente López Obrador presentando el Plan Nacional de Desarrollo.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Con la advertencia de que “será hasta en un plazo de 20 años que se podrán lograr las bases sólidas para asegurar un país con justicia y que la ley se aplique a todos”, el presidente Andrés Manuel López Obrador presentó el martes a la Cámara de Diputados su Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2019-2024.

Sin embargo, en el documento –con constantes referencias ideológicas en contra del neoliberalismo– sostiene que en seis años consumará una “revolución de las conciencias” y los principios de “honradez, respeto a la legalidad y a la veracidad”.

Acusa que “el ciclo neoliberal fue incapaz de garantizar el desarrollo económico prometido. En las últimas tres décadas el ejercicio del poder público, lejos de resolver los conflictos de los distintos sectores, los ha agudizado y llevado hasta peligrosos puntos de quiebre”.

Señala que “más allá de superar o atenuar los aspectos políticos y sociales más inaceptables de décadas pasadas, el neoliberalismo los acentuó y los llevó a niveles generalizados: la corrupción, el carácter antidemocrático de las instituciones, la pobreza, la marginación y la desigualdad, entendida esta no sólo como una diferenciación creciente entre segmentos de la población, sino también entre regiones del país y entre el campo y la ciudad”.

Recuerda que desde el sexenio de Miguel de la Madrid inició “una transición hacia las políticas neoliberales, las cuales fueron implantadas de lleno en el salinato”, y describe que “el neoliberalismo se significó por el desmantelamiento sostenido de la presencia del sector público y la dramática reducción del sector social, la apertura comercial indiscriminada, la desregulación de todos los frentes, la supresión o reducción de derechos y conquistas laborales, la eliminación de los subsidios generales y su reemplazo por sistemas clientelares focalizados en los sectores más depauperados, el parcelamiento de las facultades gubernamentales en comisiones u organismos autónomos y la abdicación de potestades del gobierno en diversas instancias internacionales, en el marco de la inserción del país en la economía global”.

El PND plantea además reducir la percepción de índices de corrupción en la Administración Pública Federal del 86.5 por ciento, que se dio en 2018, a 22 por ciento para el fin del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Con base en cifras del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), el Gobierno federal también contempla disminuir el número de personas que, durante 2017, dijeron haber padecido actos de corrupción en al menos un trámite que realizaron, de 14 mil 635 en ese año, a 6 mil 878 personas para 2024.

En ese sentido, el Plan Nacional de Desarrollo de esta administración señala que “para explotar todo el potencial de desarrollo de México, para garantizar la justicia y el Estado de derecho y para brindar las condiciones de bienestar de la población, el gobierno de México realizará todas las acciones a su alcance para erradicar la corrupción de manera estructural”.

Una de las estrategias que establece el PND en esta materia es la de “combatir frontalmente las causas y efectos de la corrupción mediante la ciudadanización, los sistemas de control y sanción y mecanismos de contraloría, la fiscalización y la rendición de cuentas”.

Además, la estrategia del gobierno federal para el combate a la corrupción, detalla el documento, será el de implementar, dar seguimiento y evaluar la Política Nacional Anticorrupción, aprobada por el Comité Coordinador del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), así como los programas, acciones y acuerdos determinados por esta instancia de coordinación, garantizando la ejecución de esta política dentro de la Administración Pública Federal.