Nacional

Familiares denuncian que a reos en la CDMX les cobran por lavarse las manos

'En cada celda hay de seis a 12 internos y a eso hay que sumarle que son muy sucias las instalaciones, no hay una limpieza adecuada', acusó Aarón Miranda, padre de un interno.

Familiares de reos, internos en prisiones de la Ciudad de México, exigieron la sanitización constante de instalaciones para evitar casos de COVID-19 o que se propaguen enfermedades como el sarampión, que ya tuvo un brote en los últimos días.

"En cada celda hay de seis a 12 internos y a eso hay que sumarle que son muy sucias las instalaciones, no hay una limpieza adecuada", acusó Aarón Miranda, padre de un interno que está bajo proceso por robo.

"Los servicios sanitarios son controlados por mafias al interior de los penales y hay que pagar cinco pesos por entrar al baño o lavarse las manos, 50 por bañarse o lavar su ropa y de 200 en adelante por una consulta médica", aseguró por separado Marcelo Librado Martínez.

Agregó que les preocupa que esas mafias controlan, incluso, la comida. "Las mafias tienen el control de la venta de comida y si no tienes dinero no te queda más que comer el rancho (sic) que dan en el penal, muchas veces apestosa o echada a perder", dijo el hombre, familiar de un policía preso por extorsión.

Los entrevistados reconocieron que a partir del brote de sarampión registrado en las últimas semanas en los penales se inyectó a los reos, mientras que por el COVID-19 se ha reducido y escalonado la visita, medidas que no ven como suficientes.

"A la entrada nos ponen gel antibacterial y nos toman la temperatura, no nos preguntan si salimos del país o estuvimos en un lugar potencial de contagio", dijo Martha Jiménez Velázquez.

La mujer de 59 años, cuyo hijo está preso por homicidio, aseguró que el problema no es la entrada de la visita, sino las condiciones al interior. "Recordemos que en los penales fue donde apenas surgió el sarampión y eso se explica por la falta de higiene y medidas sanitarias. Los reos están hacinados, hay hasta 12 en una sola celda de tres metros cuadrados", aseguró.

Las autoridades penitenciarias dijeron a este medio que a partir de que la Organización Mundial de la Salud catalogó al COVID-19 como pandemia se impulsó una campaña de información y sensibilización entre la población penitenciaria.

Dijo que se sanitizaron todas las cárceles y se instalaron filtros de ingreso, como toma temperatura y dotación de gel antibacterial a familiares y personal penitenciario, además de que ya se elaboró un protocolo de actuación.