Desplazados en Guerrero son atendidos por Médicos sin Fronteras
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Desplazados en Guerrero son atendidos por Médicos sin Fronteras

COMPARTIR

···

Desplazados en Guerrero son atendidos por Médicos sin Fronteras

Integrantes de Médicos sin Fronteras acudieron a la cabecera municipal de Copalillo para atender a los desplazados de la comunidad de Tlaltempanapa, municipio de Zitlala.

Rosario García
11/11/2018
Médicos sin Fronteras atiende a desplazados en Guerrero.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Integrantes de la organización humanitaria internacional Médicos sin Fronteras (MSF) acudieron a la cabecera municipal de Copalillo para atender a los desplazados de la comunidad de Tlaltempanapa, municipio de Zitlala.

Los médicos humanitarios arribaron a este municipio de la región norte de Guerrero; en la cancha techada, donde han pernoctado los indígenas desplazados por la violencia, instalaron el módulo de atención con consultorios móviles.

El grupo de habitantes de Tlaltempanapa huyeron de su pueblo por la violencia que se vive en esa comunidad y las constantes amenazas de la violencia organizada de que s retiraran del lugar o seguirían atentando contra la vida de los pobladores.

El pasado domingo 4 de noviembre, integrantes de un grupo delictivo plagió, torturó y ejecutó a tres Habitantes del lugar. Ese hecho motivó a que las familias completas salieran en caravana solo con las pocas pertenencias que podían cagar en sus hombros y caminaron durante dos días y una noche hasta llegar a Copalillo, luego de cruzar por cerros el trayecto que comunica a la Montaña Baja con la región Norte de Guerrero.

Un grupo delincuencial presionaba a los habitantes de Tlaltempanapa para que sembraran enervantes en sus tierras de labor, pero desde hace años los lugareños se han negado a participar en actividades ilícitas.

Al no ceder ante la presión, los integrantes del grupo delictivo los amenazaron con seguir matando a los habitantes si no salían del pueblo, por lo que 62 personas, 30 de ellos menores de edad, salieron a buscar refugio en otro municipio.