Derecho de réplica de Emilio Lozoya
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Derecho de réplica de Emilio Lozoya

COMPARTIR

···

Derecho de réplica de Emilio Lozoya

Emilio Lozoya Thalmann responde a la la columna Estrictamente Personal de Raymundo Riva Palacio.

Redacción
04/06/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Sr. Director

El que esto suscribe, Emilio Lozoya Thalmann, con fundamento en lo establecido en la Constitución en materia de derecho de réplica solicito que se aclare la información inexacta y falsa que fue publicada en la columna Estrictamente Personal, escrita por Raymundo Riva Palacio, donde –en forma por demás infundada- se afirman hechos en torno a mi persona, quiero con toda claridad manifestarle lo siguiente:

1. En relación a mi declaración patrimonial, le informo que en el año de 1977 presenté mi primera declaración patrimonial, antes de que existiera la obligación de realizarlo. Posteriormente, lo llevé a cabo con la estricta regularidad que la ley señala y que jamás he tenido ni tengo una fortuna “superior a los mil millones de pesos”.

2. En relación a mi vivienda, quiero manifestarle que hace algún tiempo, dolosamente, me atribuyeron la propiedad de un departamento en la calle de Rubén Darío. Esto fue producto de una alteración al acta del registro público de la propiedad, donde indebidamente incorporaron mi nombre. Prueba de ello, fue que el periódico Reforma rectificó.

Igualmente quiero dejar constancia que desde hace 44 años vivo en la calle de Rinconada de Santa Teresa número 82, colonia Bosques del Pedregal, en la Ciudad de México.

Quiero también, por su conducto, agradecer al señor Raymundo Riva Palacio el calificativo que me atribuye como un “servidor público intachable”; para mí fue un alto honor servir durante más de dos décadas a mi país, del cual me siento profundamente orgulloso.

Con el debido respeto, entiendo que la función de un periodista, máxime de la calidad del señor Raymundo Riva Palacio, es informar sobre la verdad de los hechos y no distorsionar esa verdad.

Por lo anterior, y debidamente fundado, me permito solicitar de conformidad a la ley, que publique con las características similares y la relevancia que tiene la nota que causa un agravio al honor y prestigio del que esto suscribe y le causa un agravio a mis hijos y a mi familia. De esta misma carta le estoy turnando copia al señor Raymundo Riva Palacio.

Esperado que su prestigiado diario dé cumplimiento cabal a lo previsto por la ley, le reitero a usted las seguridades de mis más atentas y distinguidas consideraciones.

ATENTAMENTE

Lic. Emilio Lozoya Thalmann