¿Cuánto puede durar todo el proceso de extradición de Lozoya? Te lo explicamos
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Cuánto puede durar todo el proceso de extradición de Lozoya? Te lo explicamos

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Cuánto puede durar todo el proceso de extradición de Lozoya? Te lo explicamos

bulletEl primer paso es que el Gobierno mexicano debe cumplir con una serie de formalidades legales para explicar a las autoridades españolas los motivos por los que requiere a Emilio Lozoya.

David Saúl Vela
26/02/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La extradición de Emilio Lozoya -quien decidió este jueves no allanarse al procedimiento tras su captura en La Zagaleta, zona de millonarios en Mallorca, España- podría tardar hasta dos años, esto con base en procesos similares seguidos por otros mexicanos, como el de Ángel Isidro Rodríguez, alias 'El Divino', cuyo caso tardó 22 meses, entre 1996 y 1998.

Como primer paso, el Gobierno de México, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), debe cumplir con una serie de formalidades legales para explicar a las autoridades españolas los motivos por los que requiere al reclamado, en este caso Emilio Lozoya.

Dicha explicación va desde la plena identificación del requerido, para garantizar que no se trate de un homónimo; así como una justificación jurídica, acompañada de documentos oficiales, de los motivos por los que requieren al detenido.

Los requisitos están detallados en el vigente Tratado de Extradición y Asistencia Mutua en Materia Penal entre los Estados Unidos Mexicanos y el Reino de España, firmado en noviembre de 1978, con modificaciones en 1995 (que incluye delitos financieros) y 1999 (que modifico algunos artículos y requisitos).

En el Tratado, se establece que, a partir de la detención de la persona requerida, el gobierno solicitante tiene 45 días para formalizar la petición de detención provisional con fines de extradición.

Mientras ello ocurre, un juez tiene que definir si mantiene en prisión preventiva al detenido (como ocurrió este jueves con Lozoya), o bien si le concede la libertad con medidas cautelares en lo que se formaliza el requerimiento.

Como Lozoya no se allanó el proceso de extradición, se abrirá un juicio cuya duración no tiene un plazo perentorio para resolverse. En este, el juez debe analizar la documentación y decidir si es procedente la entrega.

La resolución de concesión o negativa de la extradición puede ser recurrida por cualquiera de las partes, tanto por la defensa del reclamado como por el país solicitante.

En ese caso, se continúa con la etapa hasta que se dicte una nueva resolución de alzada que dejará firme la sentencia. Si la resolución es positiva se continúa con el procedimiento de extradición; de lo contrario, se concluye el mismo y se deja en libertad al reclamado.

Si la resolución definitiva es concedida, la extradición es notificada por las autoridades del Estado requerido a las autoridades de México, por lo que se inicia la coordinación para el traslado del extraditable a territorio nacional.

De acuerdo con casos similares, este tipo de procedimientos podría prolongarse hasta por dos años, como ocurrió con el banquero Ángel Isidoro Rodríguez o como sucede actualmente con Alonso Ancira, detenido en España en mayo de 2019 y quien, al igual que Lozoya, decidió emprender la batalla legal contra su extradición.

A la fecha el caso de Ancira sigue vigente y lleva nueve meses de desahogo, sin que se emita aún la primera sentencia.