Corte tiene el papel fundamental de alinear grandes intereses económicos: Ríos-Farjat
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Corte tiene el papel fundamental de alinear grandes intereses económicos: Ríos-Farjat

COMPARTIR

···
menu-trigger

Corte tiene el papel fundamental de alinear grandes intereses económicos: Ríos-Farjat

bulletConsideró que siempre existirán intereses que presionarán para mantener un sistema de privilegios a costa de los demás.

Eduardo Ortega
04/12/2019
Actualización 04/12/2019 - 22:59
Margarita Ríos-Farjat, candidata a ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) no sólo tiene el papel fundamental de alinear los grandes intereses económicos, sino además deben acompañar los procesos de transformación social protegiendo la Constitución, consideró Margarita Ríos-Farjat, candidata a ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

La actual jefa del Servicio de Administración Tributaria de la Secretaría de Hacienda, al comparecer ante la Comisión de Justicia del Senado, dijo que se siente "discriminada" ante los señalamientos que cuestionan su autonomía por trabajar en el Poder Ejecutivo.

No obstante, aprovechó para agradecer al presidente Andrés Manuel López Obrador, de quien –dijo- jamás ha recibido una llamada suya ni de ningún otro funcionario de su administración solicitando “ojos animosos o ojos vengativos” para ningún contribuyente.

“Agradezco al presidente haberme nombrado y haberme permitido trabajar dentro de los lineamientos del sector hacendario con independencia y autonomía, la construcción de una mejor justicia tributaria”, aseveró.

Para Ríos-Farjat, la Corte tiene un papel fundamental en la alineación de los grandes intereses económicos, y debe mantenerse consciente de su papel de salvaguarda de los bienes nacionales y el funcionamiento del mercado, para el crecimiento en todos los términos de justicia, igualdad y equidad.

Consideró, en ese sentido, que esta tarea no es fácil, ya que siempre existirán intereses que presionarán para mantener un sistema de privilegios a costa de los demás, a veces del interés público mismo.

Agregó que mantener ese equilibrio es esencial en un país donde pocos tienen mucho y muchos tienen muy poco, donde es necesario redistribuir con equidad y con justicia.

“Cabe reflexionar aquí sobre la trascendencia de las Cortes Supremas para acompañar los procesos de transformación social siempre dentro del marco y cause del derecho, protegiendo siempre la supremacía Constitucional, que es la base de los derechos de todos y la estructura del Estado mismo mexicano”, agregó.

No obstante, señaló que no es la Corte la que por sí misma atraerá y resolverá los grandes problemas nacionales, ya que la sociedad debe contribuir judicializando aquellas demandas que aún respaldadas en derecho no son todavía operativas.

“Esta es justamente la base de la teoría del Constitucionalismo democrático de nuestro tiempo, la que reconoce el papel de la sociedad civil y el litigio como herramienta de cambio cuando el resto de los Poderes del Estado no responden al sentir de los tiempo.

“Bienvenido el cambio por la vía judicial, sin embargo, no le dejemos a la Corte la enorme tarea de dotar de dotar de contenido a las políticas públicas, cuando estas deben partir de la soberanía legislativa y la administración pública”, aseveró.

Sostuvo, además, que el papel de la Corte es guardar un discreto pero potente papel para paliar los excesos o abrir la brecha al cambio para posibilitar que la Constitución logré su máxima expresión.