Nacional

Clases presenciales en Jalisco se reanudarán el 25 de enero, pero será opcional

El gobernador de la entidad señaló que los padres de familia decidirán si sus hijos siguen tomando sus lecciones en casa o no.

El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, anunció este miércoles que el 25 de enero del próximo año los niños podrán regresar a clases presenciales, mismas que se han suspendido por la pandemia de COVID-19.

El mandatario hizo énfasis en que los padres de familia podrán decidir si sus hijos acudirán a las aulas o seguirán de manera virtual.

"Las clases presenciales son optativas para los padres de familia. Es decir, si un papá no se siente seguro de que su hijo regrese a clases, no está obligado a mandarlo a clases. Podrá tener una alternativa de educación a distancia para que pueda quedarse en casa. Es muy importante que entendamos que, ante las opiniones de algunos padres que consideran que no es el momento de que sus hijos regresen, tenemos que dejar esa alternativa abierta. No podemos obligar a nadie a hacer las cosas que le generen ese tipo de ruido", precisó.


El 8 de enero se evaluará a los maestros para saber quiénes estarán en condiciones de dar clases en los recintos educativos.

"La realidad nos dice que han muerto 49 maestros y 47 médicos. Aún sin ir a clases presenciales están en un ambiente de riesgo comparado con los médicos. Si hacemos las cosas bien, aún en los lugares de mayor riesgo, podemos ir adelante", expuso.

El 11 de enero habrá un 'corte de caja' para analizar las condiciones que permitirán el regreso presencial.

Del análisis presentado, esta fecha dependerá si la mesa interinstitucional de salud lo autoriza. Entonces comenzará la sanitización en los planteles.


Las escuelas ubicadas en municipios con riesgo moderado de contagio podrán retomar actividades con el total de su matrícula, durante cuatro días, de lunes a jueves.

Aquellos planteles que estén en municipios con alto riesgo de contagio irán a clases en dos grupos con el 50 por ciento del alumnado, la mitad acudirá los días lunes y miércoles y la otra mitad asistirá los días martes y jueves.

Los horarios serán reducidos. Los estudiantes de preescolar asistirán tres horas, los de primaria cuatro horas, los de secundaria seis horas, y los de preparatorias cinco horas, en todos los niveles tendrán recesos escalonados.

Los viernes, los maestros se dedicarán a las actividades virtuales y a atender a los alumnos que no acudan a clases presenciales.

Asimismo, la Secretaría de Salud estatal aplicarán dos mil 500 pruebas de detección de la enfermedad a la comunidad educativa en lapsos de cada dos semanas.

De igual forma, el gobernador anunció que, una vez que llegue la vacuna contra la cepa más actual de coronavirus, los maestros serán población prioritaria para aplicarla.

En el país han fallecido un total de 106 mil 765 personas por el padecimiento causado por el SARS-COV-2, mientras que los casos confirmados de infección ascienden a un millón 122 mil 362, de acuerdo con cifras presentadas el martes por la Secretaría de Salud.