Andamiaje institucional construido en décadas, puede desaparecer en un día: Medina Mora
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Andamiaje institucional construido en décadas, puede desaparecer en un día: Medina Mora

COMPARTIR

···
menu-trigger

Andamiaje institucional construido en décadas, puede desaparecer en un día: Medina Mora

bulletEl presidente de la Segunda Sala advirtió que un Estado de Derecho no puede generarse a menos de que se garantice la independencia y haya un compromiso del Legislativo y Ejecutivo.

David Saúl Vela
12/12/2018
Eduardo Medina Mora, ministro de la SCJN.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

CIUDAD DE MÉXICO.- Eduardo Medina Mora, ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nacional (SCJN), advirtió de la posibilidad de que se destruya en un día el andamiaje institucional construido en México durante décadas.

Dijo que el mundo atraviesa una época convulsa en la que comienzan a agrietarse las columnas sobre las que se han construido las democracias, y pidió estar alertas para que no suceda en México.

“La vida institucional de nuestro país ha construido por generaciones enteras a lo largo de varias décadas. Este andamiaje no se puede dar por sentado, lo que se construye con grandes esfuerzos durante muchos años puede desaparecer en un solo día”, dijo al rendir su informe de labores como presidente de la Segunda Sala de la SCJN.

En su discurso, hizo esta velada alusión al choque de Poderes que se vive en México por la reducción salarial a altos funcionarios impulsa por el Ejecutivo y secundada por el Legislativo, en la cual se pretende incluir a ministros, magistrados y jueces.

Medina Mora advirtió que un Estado de derecho no puede generarse a menos de que se garantice la independencia de los juzgadores. Consideró que por ello se requiere de un compromiso genuino de los Poderes Legislativo y Ejecutivo con la preservación de la independencia judicial

En sesión solemne y ante la cúpula del Poder Judicial de la Federación, sostuvo que la diferencia entre un Estado democrático de derecho y un régimen que no lo es, no radica en un listado de derechos previstos en una Constitución, sino en un funcional y pertinente sistema de división de poderes y un adecuado modelo de contrapesos, que permita hacer exigibles en la práctica los derechos fundamentales.

“Los tres poderes del Estado tenemos un papel primordial para alcanzar y asegurar la consolidación del Estado de Derecho. Se requiere de un compromiso genuino del Poder Legislativo y del Poder Ejecutivo con la preservación de la independencia judicial. Se requiere también que el Poder Judicial respete los ámbitos de actuación que corresponden al Legislativo y Ejecutivo, conforme el lugar y naturaleza que les ha asignado el Constituyente”, aseveró.

Reconoció que un Poder Judicial independiente no es garantía, por sí mismo, de que existan condiciones necesarias y adecuadas para el Estado de Derecho, pero en cambio existe plena certeza de que este último no puede generarse a menos de que se garantice la independencia de los juzgadores.

Consideró que el respeto a las decisiones judiciales debe garantizarse incluso en los asuntos más polémicos que resuelven los impartidores de justicia, incluso en aquellas sentencias que no son populares ante la sociedad.

“Como jueces no respondemos a la voluntad de las mayorías sino a los principios tutelados por nuestra Constitución. No significa que nuestras decisiones sean inmunes a la crítica social, gubernamental o incluso académica. Reconocemos que el esquema y dinámica de impartición de justicia no es perfecta, y siempre existirán márgenes y espacios para mejorar las condiciones en que se ejerce la función jurisdiccional”, aclaró.

El ministro reconoció que los jueces no son, naturalmente, los únicos guardianes del Estado de derecho, pero insistió en que el papel de éstos en su mantenimiento es crucial, pues cuando se violentan los principios que rigen a nuestro sistema jurídico, son los jueces quienes, en última instancia, tienen la responsabilidad de velar por el orden constitucional.

En su mensaje, Medina Mora agradeció el apoyo de sus colegas de la Sala, así como de los equipos que integran cada una de las ponencias y el de la Secretaría de Acuerdos de la Segunda Sala, pues los datos estadísticos y los criterios emitidos en este año forman parte de un esfuerzo compartido, y de un compromiso institucional que con el paso de los años únicamente se fortalece.

Hizo un especial reconocimiento a la ministra Margarita Beatriz Luna Ramos, quien concluirá su encargo el próximo mes de febrero.