Alcalde en Chihuahua finge ser indigente en silla de ruedas para dar lección a burócratas: Aquí la historia
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Alcalde en Chihuahua finge ser indigente en silla de ruedas para dar lección a burócratas: Aquí la historia

COMPARTIR

···
menu-trigger

Alcalde en Chihuahua finge ser indigente en silla de ruedas para dar lección a burócratas: Aquí la historia

bulletCarlos Tena, alcalde de Cuauhtémoc, dijo que dos personas serán despedidas y una más será premiada debido a las respectivas actitudes que tuvieron.

Redacción
08/07/2019
Actualización 08/07/2019 - 12:41
Carlos Tena, presidente municipal de Cuauhtémoc, Chihuahua.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Con el fin de descubrir cómo los empleados de dependencias del gobierno tratan a los ciudadanos, Carlos Tena, alcalde de Cuauhtémoc, Chihuahua, acudió a las oficinas vestido como indigente a solicitar una despensa.

El presidente municipal narró en entrevista para W Radio que el jueves pasado asistió a la reunión de la mesa de seguridad y después cambió su vestuario para ir a la oficina de desarrollo social a solicitar una despensa. Tena acudió acompañado de una mujer que empujaba la silla de ruedas que utilizaron.

Así, describió cómo no recibieron ayuda desde el momento en el que intentaron empujar la puerta de entrada con la silla de ruedas. Después, al solicitar la despensa, la encargada en el momento dijo "de mala gana" que eso no se entregaba ahí sino en el edificio de enfrente.

En otro momento, pidió hablar con el presidente municipal. Al llegar a dicha oficina, las secretarias indicaron que él no se encontraba, por lo que el edil solicitó hablar con el secretario del ayuntamiento y le ofrecieron esperar.

"Acto seguido veo que cuchichean y luego se hacen señas, y le dicen a la persona (que lo acompañaba) 'oiga, ¿lo puede sacar ahí afuerita para que espere al secretario?' y le dio una excusa. Yo iba un poquito impregnado de gasolina y me eché aceite en la ropa (...) no aguanté y me quité la gorra, los lentes, me les quedé viendo. Se quedaron como si hubieran visto un fantasma", contó.

Tena aseguró que, debido a estos incidentes, dos personas serán despedidas y una de ellas será premiada debido a su actitud ante el indigente.

Aseguró que ninguna persona, salvo la que será premiada, se ofreció a llevarle agua o a ofrecerle ayuda médica ni de otro tipo al indigente.

"A partir de hoy, en cada persona que venga a pedir, en ella van a ver mi cara, porque no se van a dar cuenta de cuándo voy a volver a venir así", dijo a los empleados del lugar. "Aquí se gobierna con el corazón, no con el bolsillo, yo gané la elección y no ustedes, a ustedes no les importa cómo tratan a la gente", les reclamó.

Sobre sus motivos, explicó que ha recibido quejas de malos tratos de los ciudadanos, mientras que los encargados del área aseguran que esto no es así.