menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Al entrar a EU nos humillaron y trataron peor que a los animales: migrante nicaragüense

COMPARTIR

···
menu-trigger

Al entrar a EU nos humillaron y trataron peor que a los animales: migrante nicaragüense

bulletAdela Micha entrevistó a Nayeli Pérez, quien relató que en Tapachula, Chiapas, fueron objeto de agresiones por parte de presuntos policías federales.

Redacción
24/10/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Al llegar a Estados Unidos huyendo de la violencia de Nicaragua y en búsqueda de una mejor opción de vida, el recibimiento que tuvo una familia de migrantes fue “humillante, nos trataron peor que animales”.

Este es el testimonio que recogió Adela Micha al entrevistar a Nayeli Pérez, quien lleva tres meses 'refugiada' en la iglesia 'Edén de Cristo', en San Francisco, California, considerado Estado Santuario.

En la entrevista realizada para el programa En EF y por Adela, transmitido por El Financiero Bloomberg, Nayeli relató a la periodista que la violencia infringida por las propias autoridades policiacas de su nación en contra de la población, obligaron a su familia a tomar la decisión de abandonar su vida en Nicaragua para llegar hasta Estados Unidos.

El plan original, narró, era llegar a México y establecerse aquí. Sin embargo, les fue negada la solicitud de refugio a toda la familia, integrada por ella, su esposo, cinco hijos y su yerno.

En su travesía, Nayeli relató que en Tapachula, Chiapas, fueron objeto de agresiones por parte de presuntos policías federales, pero encontraron un refugio con el padre Alejandro Solalinde en el asilo 'Hermanos del Camino', en Ixtepec, Oaxaca, el cual decidieron abandonar para seguir su camino hacia territorio estadounidense, porque reconoció que no podían quedarse a vivir entre tanta gente para toda la vida.

Sin embargo, relató que su ingreso a Estados Unidos fue humillante.“Fue lo más duro, nos humillaron como a nadie, como ni a los animales, digo yo, porque aquí yo veo cómo tratan a los animales, que los tratan bien y a nosotros no”, aseveró.

“Verbalmente, nos dijeron muchas cosas horribles a mi y a mi esposo le fue peor, le gritaron, le hacían gestos como que le iban a pegar o algo, y uno no puede defenderse. Mis niños vieron todo eso”, lamentó.

Nayeli refirió que de inmediato fue separada de su esposo, mientras que a ella la enviaron de Tucson a una cita migratoria a San Francisco. Indicó que en ese momento también detuvieron a su yerno.

Mientras su esposo y su yerno se encuentran detenidos, a ella le colocaron un brazalete que le dijeron le quitarían en 60 días. Ya han pasado tres meses y todavía no se lo retiran.

“Lo más importante es que me quiten el grillete que traigo puesto, acá está, molesta demasiado. Me lo pusieron y no había hecho nada ”, comentó.

Nayeli dijo que desconocía que le fueran a colocar el brazalete, porque consideraba mejor regresar a México. No obstante, ahora tiene pendiente la resolución de su caso ante la corte estadounidenses, que resolverán si le otorgan asilo.

“A veces me dan ganas de regresar, pero a dónde, porque estoy segura que si regreso a Nicaragua nos van a matar”, expresó.