Adolescentes se desmayan en ceremonia oficial del Día de la Bandera
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Adolescentes se desmayan en ceremonia oficial del Día de la Bandera

COMPARTIR

···
menu-trigger

Adolescentes se desmayan en ceremonia oficial del Día de la Bandera

bulletLos menores fueron citados desde las 7:00 horas y acuideron vestidos con trajes de gala; personal de enfermería y del Ejército Mexicano los auxiliaron.

Amilcar Salazar
24/02/2020
Actualización 24/02/2020 - 22:20
Menores de edad se desmayaron durante la ceremonia del Día de la Bandera.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Más de diez menores y una cadete del Heroico Colegio Militar se desmayaron este lunes durante los festejos oficiales con motivo del Día de la Bandera en Campo Marte.

Mientras transcurría la ceremonia oficial, los adolescentes, integrantes de las 101 escoltas pertenecientes a escuelas secundarias que fueron invitadas, fueron afectados por el calor.

Además, una cadete cayó sobre el pasto mientras se pronunciaban los discursos de los representantes de los poderes legislativos y judicial.

Personal de enfermería y del Ejército Mexicano corrió para auxiliar y trasladar a quienes se desvanecían.

Los adolescentes fueron citados desde las 7:oo horas y acudieron vestidos con trajes de gala a la espera de que concluyeran los discursos de los políticos. Una vez terminado el acto, se distribuyeron aguas, jugos y gorras.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador no pudo no pudo ocultar su felicidad desde temprano. Portó su corbata rojo bandera adornada con águilas juaristas, acortó su conferencia de Palacio Nacional e incluso cantó para los comunicadores: “es mi bandera la insignia nacional”.

Andrés Manuel López Obrador celebraría por segunda ocasión en lo que va de su administración el Día de la Bandera.

El lugar, Campo Marte, sitio que hace tiempo no había sido sede de un acto del poder Ejecutivo, mismo que quedó estigmatizado luego de que hace exactamente dos años el entonces presidente Enrique Peña Nieto izara al revés el lábaro patrio.

Desde las siete de la mañana, las 166 escoltas comenzaron a formarse en la explanada para rendir protesta ante el titular del Ejecutivo, quien llegaría horas más tarde.

Hombres y mujeres con uniformes de gala, zapatos de charol y banderas almidonadas lucieron impecables en el pasto recién recortado.

Entre los fusiles y la artillería pesada, fueron formadas 101 escoltas más, pero de escolapios, con escasa edad para la secundaria: las menores con cabello recogido y moños en el cabello; los varones, con peinados relamidos, todos, convocados por la Secretaría de Educación Pública.

El gabinete también esperaba al mandatario, pero en la sombra, al igual que el ministro presidente de la Corte, Arturo Zaldívar, y la presidenta de la Cámara de Diputados, Laura Rojas.

Poco antes de las 10 de la mañana minutos llegó el Presidente. Las sillas en las que habían sido sentados los 500 niños fueron retiradas para poder iniciar con los festejos.

Comenzó la ceremonia. Los políticos iniciaron sus discursos: la senadora Mónica Fernández fue la encargada de pronunciarlo; después, Laura Rojas alzó la voz por las mujeres, pero pocos se percataron.

“Se desmayó” se escuchó al unísono, lo que despertó a la prensa, agazapada para encontrar el ángulo. Primero se buscó con la mirada al Presidente, pero se veía entero. Del otro extremo, una menor de escasos 13 años se encontraba recostada en el piso, mientras era auxiliada por personal militar. Fue la primera.

Mientras transcurría la ceremonia oficial, uno a uno, los menores comenzaron a desvanecerse ante los rayos del sol y los 22 grados Celsius que se registraron a media mañana en Campo Marte.

Una veintena, tal vez más, pero según la Secretaría de la Defensa, “no fueron muchos”, pero se negaron a confirmar el dato.

Incluso, una cadete del Heroico Colegio Militar azotó en el pasto, mientras el ministro presidente hablaba sobre equidad. Nadie de su cuadrilla se movió y los oradores nunca se detuvieron para solicitar que les dieran un vaso con agua.

Se tenía previsto que en el acto conmemorativo López Obrador hiciera el tradicional pase de revista; sin embargo, la actividad ya no se realizó.

Se tenía previsto que en el acto conmemorativo el presidente Andrés Manuel López Obrador hiciera el tradicional pase de revista a bordo de un vehículo militar frente a las escoltas que se encontraban formadas en la explanada, sin embargo, la actividad ya no se realizó.

Al término del abanderamiento se dio por concluido el acto, sin que nadie del Ejecutivo diera un posicionamiento oficial.

El acto con motivo del Día de la Bandera en Campo Marte fue motivo para que los titulares del Poder Judicial y el Poder Legislativo hablaran sobre la deuda pendiente que tiene el Estado mexicano para garantizar la igualdad entre mujeres y hombres.

En su discurso, Laura Rojas, presidenta de la Cámara de Diputados fue la encargada de poner en el estrado el tema. Ante el presidente Andrés Manuel López Obrador, habló de dolor, el miedo y las injusticias que viven las mujeres cada día.

Las hijas de este México necesitamos que la bandera nos cobije, que nos abrace y proteja, que la construcción de una sociedad completamente igualitaria sea la causa por la que todas y todos luchemos”, lanzó desde un estrado compuesto por el gabinete federal, el titular del Ejecutivo y una explanada con un centenar de escoltas conformadas por niños y niñas de diferentes escuelas secundarias.

Añadió que “la vida de nuestras mujeres y niñas es una causa urgente y digna de ser acompañada por nuestra bandera y una razón para que ésta vuelva a ser ondeada orgullosa y poderosa a lo largo y ancho de nuestro país".

Lamentó que la desigualdad entre los géneros es “milenaria y estructural”, y hunde sus profundísimas raíces en sistemas de dominación que han generado “relaciones de poder desventajosas”.

“Vulnerabilidad, abandono, acoso, hostigamiento, disparidad salarial, humillación, falta de pleno ejercicio de los derechos políticos violaciones, dolor, miedo, golpes, injusticia, muerte y muerte brutal”, enlistó.

Enseguida el ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar Lelo de la Rea, destacó que “la bandera es, ante todo, un símbolo de unidad nacional, es un recordatorio constante de que más allá de nuestras diferencias y desencuentros pertenecemos a una misma colectividad”.

Sin embargo, destacó la necesidad de construir una democracia en la que se respeta que amplifica las voces de los que nunca han sido escuchados, de las que nunca han sido escuchadas, entre ellas la de las mujeres.

“Debemos encontrar unidad en la lucha por las mujeres en la igualdad que sigue sin ser una realidad para ellas, por un mundo en el que sean libres y seguras, un mundo en el que no tengan que vivir con miedo y puedan elegir la vida que quieren tener”, advirtió en el acto.

Añadió que no puede haber justicia, sin justicia social, “reconozcamos en unidad la urgencia de que todas las personas en nuestro país tengan satisfechas las necesidades mínimas para vivir con dignidad”.

“Acabar con la pobreza y disminuir la brecha de desigualdad, que nos separa a los mexicanos es un proyecto de Estado con el que todos debemos comprometernos. No podemos avanzar como nación mientras no se encuentren satisfechos los Derechos sociales al trabajo, la Salud, la vivienda y la educación”, puntualizó.

El presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó la ceremonia por el Día de la Bandera.
El presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó la ceremonia por el Día de la Bandera.Nicolás Tavira