A grupos del crimen se les da seguimiento permanente: Durazo
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

A grupos del crimen se les da seguimiento permanente: Durazo

COMPARTIR

···
menu-trigger

A grupos del crimen se les da seguimiento permanente: Durazo

bulletEl titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana señaló que la presencia de estas organizaciones ha sido 'incesante y permanente'.

David Saúl Vela
18/02/2019
Alfonso Durazo, titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

“A los grupos del crimen se les está dando un seguimiento permanente, así es que hay un conocimiento muy claro por parte de las áreas de inteligencia sobre el comportamiento, configuración y reconfiguración de esos cárteles”, aseguró Alfonso Durazo, titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC).

Señaló que la presencia de estas organizaciones ha sido “incesante y permanente”, lo que explica en muchos casos los niveles de violencia que derivan de enfrentamiento entre fracciones antes aliadas y luego confrontadas.

Agregó que estos grupos operan en México desde hace ya más de dos décadas y han diversificado sus actividades y se han fragmentado, pero, en esencia, son las mismas.

En entrevista con El Financiero, Durazo Montaño indicó que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador les está dando seguimiento permanente a estas organizaciones.

Explicó que esos grupos han tenido una evolución, pero en realidad son los mismos que han venido operando históricamente en el país.

“En realidad son grupos que se han ido dividiendo, algunos consolidándose, otros debilitándose y algunos desapareciendo prácticamente, pero los grupos criminales dominantes siguen siendo prácticamente los mismos o desprendimientos de los que existieron”, apuntó.

En 2007, cuando el gobierno de Felipe Calderón lanzó su combate contra el narcotráfico, en México seis grupos dominaban el territorio nacional (Cártel de Sinaloa, Cártel de Juárez, Cártel de Tijuana, Cártel Beltrán Leyva, Cártel del Golfo, y La Familia Michoacana).

La política del gobierno panista se centró en la detención de los líderes del crimen. Ello generó pugna al interior de los cárteles y en los años siguientes se generaron escisiones en los mismos. El número de organizaciones subió a 11.

En el mapa surgieron nuevos grupos como Los Zetas, que se dividieron del Cártel del Golfo; Los Caballeros Templarios, grupo separado de La Familia Michoacana, Cártel de Jalisco, escisión del Cártel de Sinaloa, o Los Rojos, grupo que deriva del Cártel Beltrán Leyva.

Para 2013, según un diagnóstico de la desparecida PGR, ahora Fiscalía General, en el país había ya 89 cárteles de operando en todo el territorio mexicano.

La explicación que en su momento dieron las autoridades es que los grandes grupos criminales mantenían su operación apoyados de organizaciones más pequeñas que ejercían su control local, dedicados al narcomenudeo.