Nacional

Adhesión de la Guardia Nacional al Ejército tiene como propósito prevenir que se corrompa: AMLO

El Gobierno Federal no quiere que los integrantes de la Guardia Nacional terminen en la cárcel o prófugos en el extranjero.

La incorporación de la Guardia Nacional al Ejército tiene como objetivo prevenir que sus integrantes puedan caer en actos ilícitos como lo han hecho miembros de la Policía Federal, aseguró este martes el presidente López Obrador.

“No queremos que esta institución (Guardia Nacional) que se está construyendo muy bien, que está siendo respaldada por el pueblo y que tiene como propósito proteger a la gente, se corrompa y pensamos que lo mejor es dejarla adherida como parte de las fuerzas armadas”, comentó.

La iniciativa “nos importa mucho porque si no terminaría la Guardia Nacional como la Policía Federal, de donde salieron todos los que están ahora en la cárcel o en otros países”, sostuvo.

Dicha propuesta ha sido cuestionada por grupos grupos de defensa de derechos humanos quienes destacan su potencial para que la Guardia Nacional pueda realizar actos de violencia.

De acuerdo con Amnistía Internacional, su creación a través de una reforma constitucional “implica una ruptura directa al pacto democrático que establece mecanismos para sujetar el poder militar al poder civil”.

En un documento presentado al senado, la organización señaló que la adhesión de la Guardia Nacional a las fuerzas armadas se basa en el supuesto de que estas han traído mayor seguridad pública en el país, lo cual ha sido cuestionado en diversas ocasiones, sobre todo por los casos de desaparición forzada y ejecuciones extrajudiciales en los que se han visto involucradas.

“Han pasado ya más de diez años desde que México encomendara a las fuerzas armadas aspectos centrales de la seguridad pública en todo el país. En todos estos años, las fuerzas armadas han podido actuar con gran autonomía y sin necesidad de coordinación ni subordinación directa a la autoridad civil”, reza el documento.


“Esta política pública no ha logrado reducir la delincuencia ni la violencia en el país. Por el contrario, se ha registrado un aumento en los principales indicadores de violencia”, subrayó la organización.

Aun cuando en 2017 un grupo de expertos y expertas de las Naciones Unidas hicieron un llamado al gobierno a rechazar el proyecto de Ley de Seguridad Interior, López Obrador lo sigue concibiendo como una de las directrices de la Cuarta Transformación.

“La agenda legislativa incluye tres propuestas básicas: la reforma eléctrica, que tiene que ver con lo del litio; la Guardia Nacional...pensamos que lo mejor es dejarla adherida como parte de las fuerzas armadas y la tercera es la reforma electoral que ya también es indispensable”, reafirmó este martes.