Nacional

Regularización de mariguana se topa con ‘bache’ en Senado; se iría hasta septiembre

Con esta decisión se pone en juego el potencial de un mercado que comprende a uno de los mayores grupos de consumidores de cannabis del mundo.

La propuesta de ley en México para legalizar el cannabis se ha topado con un obstáculo en el Senado, donde se está considerando una versión diferente del dictamen.

El líder de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, dijo este jueves que prefiere buscar una extensión a la fecha límite que la Suprema Corte estableció para abril para cambiar la ley prohibitiva actual, lo que deja en duda si el proyecto de ley podría someterse a otra votación en las próximas semanas.

Está en juego el potencial de un mercado que comprende uno de los mayores grupos de consumidores de cannabis elegibles del mundo. Los legisladores propusieron que las personas puedan tener plantas en sus hogares y que las empresas puedan solicitar licencias para operar en 2022, lo que despertó el interés de los inversionistas internacionales y locales ansiosos por buscar su “oro verde” en Latinoamérica.


“Lo mejor para todos es que sea una buena ley, no una ley que al vapor aprobemos y que después tenemos dificultades para la aplicación”, aseveró Monreal en una conferencia de prensa este jueves.

Los legisladores han presentado dudas sobre los términos del proyecto de ley desde que la Suprema Corte declaró inconstitucional la prohibición actual en 2018. En noviembre, el Senado había aprobado una versión anterior del proyecto de ley, que legalizaría el uso, la venta y la producción de cannabis. La Cámara de Diputados votó por su propia versión de la propuesta en marzo.

‘Dos objetivos’

Pero el partido gobernante Morena, que en gran medida había votado a favor de la aprobación de la iniciativa, publicó una declaración esta semana criticando las revisiones realizadas por los legisladores de la cámara baja, lo que arroja incertidumbre sobre el futuro del cannabis en México.

“A mí, en lo personal, me interesa que sea una ley con mucho consenso, que sea una ley que satisfaga dos principios, que disminuya la criminalidad y que elimine el prohibicionismo que tiene a miles de personas por posesión de marihuana con pocos gramos privados de su libertad, o sea, que sea un instrumento para la justicia social”, dijo Monreal.


Él y otros miembros de alto rango de Morena publicaron una declaración en la que expresaron su preocupación por los cambios en la última versión del proyecto en que mencionan el mecanismo de regulación, los permisos para individuos que cultivan para uso personal, la capacidad de las empresas para solicitar múltiples licencias, la ambigüedad de las ventajas dadas a pequeños agricultores, y las oportunidades de investigación para el cáñamo.

Monreal dijo que quiere que los políticos retomen el debate en la sesión legislativa que comenzará en septiembre.

El camino hacia la votación había generado revuelo tanto por la fuerte reacción de los activistas que dijeron que los legisladores no incluyeron suficientes protecciones de los derechos humanos, como porque México sería solo el tercer país, después de Canadá y Uruguay, en tener un mercado nacional para la planta, aunque mantendría restricciones sobre la cantidad de gramos que cualquier persona podría poseer.