Xi Jinping y Kim Jong-un, ¿aliados contra Trump?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Xi Jinping y Kim Jong-un, ¿aliados contra Trump?

COMPARTIR

···

Xi Jinping y Kim Jong-un, ¿aliados contra Trump?

Ambos líderes se reunieron antes de que Kim se reúna con el mandatario estadounidense, cuyo Gobierno ha impuesto diversas sanciones a sus administraciones en materia comercial y nuclear.

Bloomberg /Shinhye Kang y Jihye Lee
08/01/2019
Actualización 08/01/2019 - 19:30
Xi Jinping y Kim Jong-un.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Kim Jong-un está haciendo su cuarta visita a China, una señal de que el líder norcoreano está buscando la asesoría del presidente chino, Xi Jinping, antes de una posible segunda reunión con Donald Trump.

Kim salió de Pyongyang el lunes para una visita que finaliza el jueves, informaron los medios estatales de Corea del Norte y China. Kim fue invitado por Xi y acompañado por su esposa, Ri Sol Ju, y varios altos funcionarios en su viaje en tren a través de la frontera, explicó la agencia central de noticias de Corea, administrada por el estado.

El viaje, el cuarto de Kim a China desde marzo, sugiere que las negociaciones sobre el arsenal nuclear de Corea del Norte están cobrando impulso después de meses sin intercambios diplomáticos de alto nivel.

El mandatario estadounidense está buscando una segunda reunión con Kim para reactivar las conversaciones que han avanzado poco desde su primera reunión en junio, y comentó que el domingo se anunciará una fecha "en un futuro no muy lejano".

Kim podría estar buscando aprovechar su relación con Xi, a quien Trump ha acusado de relajar la presión sobre Corea del Norte, para presionar a Estados Unidos a hacer concesiones en las negociaciones nucleares.

El líder de Corea del Norte declaró en su discurso de año nuevo que podría tomar un "nuevo camino" en las negociaciones si Trump no suavizaba las restricciones relativas al comercio, los viajes y la inversión.

Kim viajó a China, su socio en seguridad y comercio más importante, antes de las reuniones del año pasado con Trump y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in.

El presidente estadounidense se quejó después de un viaje similar a China en mayo, diciendo que Xi podría haber animado a Kim a tomar una línea más dura antes de su eventual reunión en Singapur.

China y Rusia, ambos con poder de veto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, han pedido suavizar las sanciones para recompensar que el año pasado Kim se esforzó por detener las pruebas de armas y desmantelar algunas instalaciones de prueba.

Si bien ha habido informes que reportan inspecciones más fáciles en la frontera de Corea del Norte, China ha negado las afirmaciones de Trump de que está relajando la presión que ejerce sobre el régimen.

El discurso de Kim la semana pasada se centró en temas que probablemente atraigan a los líderes del Partido Comunista en Beijing, que desde hace mucho tiempo reprochan la presencia de tropas estadounidenses en su puerta. El líder norcoreano, por ejemplo, pidió el fin de los ejercicios militares de Estados Unidos y Corea del Sur y el despliegue de barcos y aviones con capacidad nuclear estadounidenses.

"No hay mucha posibilidad de que EU retire su paraguas nuclear", dijo Andrew Gilholm, director de análisis de Asia del Norte en Control Risks.

"Por lo tanto, aparte de prestar apoyo para la eliminación de las sanciones, es difícil ver a China jugar un papel decisivo en la negociación entre Estados Unidos y Corea del Norte".

Kim ha propuesto una mayor cooperación con los "países socialistas" para desarrollar la economía de Corea del Norte, lo que sugiere un interés en atraer inversión china y apoyo tecnológico.