¿Wuhan rompió la 'cadena oculta' de la transmisión del COVID-19 con pruebas masivas?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Wuhan rompió la 'cadena oculta' de la transmisión del COVID-19 con pruebas masivas?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Wuhan rompió la 'cadena oculta' de la transmisión del COVID-19 con pruebas masivas?

bulletDe las 60 mil personas evaluadas el domingo no se encontraron casos de infecciones asintomáticas, informó la comisión municipal de salud de Wuhan.

Bloomberg
01/06/2020
Actualización 01/06/2020 - 15:25
A pesar de haber controlado su epidemia, China permanece en alerta máxima.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Las autoridades de Wuhan informaron que no encontraron nuevos casos de "esparcidores silenciosos" por primera vez en casi dos meses, ya que el empuje agresivo de la ciudad para probar a toda su población parece haber logrado romper las cadenas de transmisión ocultas.

De las 60 mil personas evaluadas el domingo no se encontraron casos de infecciones asintomáticas, informó este lunes la comisión municipal de salud de Wuhan. En un ambicioso esfuerzo para protegerse contra el resurgimiento de los casos, está haciendo pruebas en toda su población de 11 millones y ha encontrado unos 200 casos asintomáticos en las últimas dos semanas.

La presencia de personas infectadas que no muestran signos externos de estar enfermos, pero que pueden infectar a otros, ha sido un obstáculo en los esfuerzos mundiales para contener el coronavirus, y una razón importante por la cual la pandemia se extendió tan amplia y rápidamente. En los países donde las pruebas siguen siendo inadecuadas, no hay forma de detectar tales portadores y aislarlos antes de que infecten a otros.

Al identificar los portadores asintomáticos de la ciudad, el bombardeo de pruebas de Wuhan podría permitir que la ciudad donde surgió el virus erradicara el patógeno de su población. Pero es probable que su método esté fuera del alcance de otros países e incluso de ciudades chinas más grandes, ya que requiere una movilización masiva de recursos y la plena cooperación de los residentes.

Los habitantes de Wuhan probablemente estaban más dispuestos a presentarse a las pruebas debido a las cicatrices que la epidemia ha dejado en la ciudad en conflicto, que estuvo cerrada durante casi tres meses para contener la propagación del virus, incluso cuando su sistema médico local casi colapsó bajo la tensión de el brote. De las más de 4 mil 600 muertes de COVID-19 en China, alrededor del 80 por ciento estaban en Wuhan.

Desde países en desarrollo como India e Indonesia hasta naciones occidentales como Estados Unidos y el Reino Unido, aún están luchando para proporcionar pruebas a todos los que tienen síntomas, por no mencionar a los que no lo tienen.

Durante el proceso de pruebas masivas, Wuhan encontró varias docenas de casos asintomáticos a diario. El número se ha reducido a un solo dígito a medida que las pruebas llegaron a su fin, según los datos diarios publicados por la comisión de salud local.

A pesar de haber controlado la epidemia, China permanece en alerta máxima por infecciones esporádicas que corren el riesgo de causar brotes secundarios. Una ciudad en la provincia nororiental de Heilongjiang detuvo la mayoría de sus servicios de trenes la semana pasada después de que se reportaron cinco casos asintomáticos en un solo día.

En las provincias cercanas de Jilin y Liaoning, más de 40 infecciones causó que las autoridades aplicaran medidas de bloqueo sobre una región de 100 millones de personas. Cómo comenzó ese grupo, sigue siendo un misterio.