Vaticano ratifica su condena por abusos al arzobispo de Guam
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Vaticano ratifica su condena por abusos al arzobispo de Guam

COMPARTIR

···

Vaticano ratifica su condena por abusos al arzobispo de Guam

En el anuncio de su decisión definitiva sobre Anthony Apuron, el Vaticano reveló por primera vez que en un primer momento el religioso fue condenado por abusar de menores.

AP
04/04/2019
Actualización 04/04/2019 - 7:51
 Anthony Apuron
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

CIUDAD DEL VATICANO.- El Vaticano ratificó este jueves su condena al cesado arzobispo de Guam por abusos sexuales a menores y ha agravado la pena en la apelación al prohibirle en los hechos que se presente como obispo.

La Santa Sede anunció la sentencia definitiva contra el arzobispo Anthony Apuron y al hacerlo reveló por primera vez que lo había condenado de abuso sexual de jóvenes en el territorio estadounidense del Pacífico.

Apuron ha rechazado enérgicamente los cargos y se declara víctima de calumnias. Su reemplazante dijo que el veredicto ponía fin a un "período largo y doloroso para nuestra Iglesia".

"Las víctimas, los sobrevivientes y sus familias que han experimentado graves sufrimientos pueden derivar cierto consuelo de que se ha hecho justicia en el proceso del tribunal de la Iglesia", dijo el arzobispo de Agana, Michael Byrnes.

A pesar del juicio del Vaticano, Apuron no puede ser objeto de un proceso penal porque los delitos tuvieron lugar hace 30 a 40 años y por lo tanto han prescrito.

El caso Apuron conmocionó a Guam, que enfrenta una marea de juicios por abuso sexual contra más de 200 personas en el territorio de abrumadora mayoría católica.

El papa Francisco había designado un administrador temporario para Guam en 2016, cuando varios exmonaguillos acusaron a Apuron de abusar de ellos cuando era sacerdote.

Desde entonces han salido a la luz decenas de casos que implican a otros sacerdotes y la arquidiócesis enfrentaba juicios civiles por más de 100 millones de dólares cuando se acogió a las leyes de bancarrota en enero.