Trump vuelve a llamar 'hombre cohete' a Kim Jong-un y revive amenaza de usar fuerza militar
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Trump vuelve a llamar 'hombre cohete' a Kim Jong-un y revive amenaza de usar fuerza militar

COMPARTIR

···
menu-trigger

Trump vuelve a llamar 'hombre cohete' a Kim Jong-un y revive amenaza de usar fuerza militar

bulletLuego de que el líder norcoreano dijera que prepara un 'regalo para EU' si no cumple con sus exigencias, Trump señaló que su país puede usar la fuerza si es necesario.

Bloomberg / Jihye Lee
04/12/2019
Kim Jong-un.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, revivió tanto su apodo de "hombre cohete" para Kim Jong-un como la amenaza de fuerza militar contra Corea del Norte, resaltando así la más reciente señal de escalada de la tensión antes de la fecha límite de Piongyang.

Trump volvió a utilizar el apodo con el que solía burlarse de Kim unas horas después de que Corea del Norte dijera que estaba preparando un "regalo de Navidad" para EU si la administración no cumplía antes de fin de año con sus exigencias de concesiones en las conversaciones nucleares. Kim ha advertido repetidamente en los últimos meses que podría tomar un "nuevo camino" en las relaciones con Estados Unidos, mientras reanuda el lanzamiento de misiles balísticos.

"Definitivamente le gusta lanzar cohetes, ¿cierto? Es por eso que lo llamo 'hombre cohete'", comentó Trump el martes durante la cumbre de la OTAN en el Reino Unido, y agregó: "Tenemos una fuerza militar más poderosa que nunca, y somos, de lejos, el país más poderoso del mundo. Con suerte, no tendremos que usarla, pero la usaremos si es necesario".

Horas después, medios estatales de Corea del Norte dijeron que Kim estaba "disgustado" al escuchar la amenaza de Trump sobre la posibilidad de usar la fuerza militar contra el país.

La Agencia Central de Noticias de Corea emitió este miércoles una declaración del jefe del Ejército de Corea del Norte, Pak Jong Chon, quien señaló que "el uso de las fuerzas armadas no es un privilegio exclusivo de EU", advirtiendo que Piongyang tomará "medidas correspondientes a cualquier nivel" si EU iniciara una acción militar.

A pesar de reanudar las pruebas de armamento, Kim se ha abstenido de detonar bombas nucleares o lanzar misiles que podrían impactar a EU mientras sostiene conversaciones sin precedentes con Trump. La fecha límite de Corea del Norte pone en juego uno de los mayores logros de política exterior de Trump justo cuando se prepara para la reelección.

Cualquier cambio por parte de Kim podría ocurrir durante el discurso anual de Año Nuevo del líder norcoreano, que anteriormente ha utilizado para intensificar las tensiones. El Partido de los Trabajadores anunció una extraña reunión en Piongyang a finales de este mes "para discutir y decidir sobre temas cruciales" debido al "cambio en la situación del país y en el extranjero".

Si bien Trump y Kim han celebrado tres reuniones cara a cara y se han elogiado mutuamente en los últimos dos años, han logrado poco más que una vaga promesa de "trabajar hacia la desnuclearización completa de la península de Corea". Corea del Norte continuó expandiendo un programa de armas nucleares que considera un elemento disuasorio vital contra la amenaza de la invasión estadounidense.

Durante su tregua, Trump y Kim se abstuvieron de las amenazas e insultos personales que se dijeron mutuamente en 2017 mientras Corea del Norte realizaba una serie de pruebas de armas. El presidente usó el apodo de 'hombre cohete' en septiembre de ese año mientras amenazaba con "destruir totalmente a Corea del Norte" durante un discurso ante las Naciones Unidas. Corea del Norte ha utilizado el término 'viejo chocho' para referirse a Trump.

Kim se ha opuesto a las exigencias estadounidenses de desmantelar su programa de armamento, mientras que Trump ha rechazado hasta ahora las solicitudes de Corea del Norte frente a un mayor alivio de las sanciones. Las conversaciones más recientes entre las dos partes en octubre se detuvieron, y el enviado de Corea del Norte acusó a la parte estadounidense de llegar "con las manos vacías".

El funcionario asignado por Trump para manejar el tema de Corea del Norte, Stephen Biegun, irá a Seúl a finales de este mes en su primera visita a la capital de Corea del Sur desde que se interrumpieron las conversaciones a nivel de trabajo con Corea del Norte, informó la Agencia de Noticias Yonhap, citando a un funcionario no identificado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Sur.

Aunque Kim no ha realizado pruebas de misiles balísticos intercontinentales en más de dos años, le ha recordado a la región su creciente amenaza militar con pruebas de misiles de corto rango, entre ellas un lanzamiento de la semana pasada. Corea del Norte respondió a las quejas del primer ministro japonés, Shinzo Abe, con un comentario lleno de dureza, diciendo que "podría ver lo que es un misil balístico real en un futuro no muy lejano y bajo sus narices".

El martes, Trump también destacó una fuente clave de fricción entre EU y sus aliados surcoreanos: las demandas del presidente de más fondos militares. Negociadores estadounidenses abandonaron conversaciones de costo compartido en Seúl el mes pasado, después de que Corea del Sur rechazara las demandas de la administración de hasta quintuplicar los aproximadamente mil millones de dólares que paga actualmente.

Trump afirmó que esas conversaciones habían progresado, pero no quedó claro de inmediato si estaba hablando de un acuerdo para el año en curso o el período venidero.