Mundo

Trump prefirió el golf antes que el G-20... y ahora el mundo comienza a darle la espalda

Muchos líderes se sienten aliviados de que Joe Biden asuma la presidencia de Estados Unidos, aunque creen que cuatro años de 'America First' no se pueden deshacer fácilmente.

Uno de los momentos que más llamaron la atención de la reunión virtual del Grupo de los Veinte (G-20) se produjo cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se saltó una sesión sobre la pandemia para ir a jugar golf. Igual de revelador fue cuántos otros líderes parecían descontentos durante la cumbre.

La reunión de las principales economías del mundo en Arabia Saudita iba a ser incómoda: primero, porque se trató de la primera nación árabe en asumir la presidencia de la cumbre, cargando con un signo de interrogación sobre ella después del asesinato del crítico del gobierno Jamal Khashoggi en 2018. Luego vino la devastación desatada por el coronavirus que convirtió una fuente de orgullo nacional en un asunto de bajo perfil que puso al descubierto las limitaciones de la cooperación global cuando muchos miran hacia adentro de sus propias naciones.

La transmisión en vivo capturó destellos de Vladimir Putin de Rusia llegando tarde, al español Pedro Sánchez y al francés Emmanuel Macron revisando sus celulares, y a Boris Johnson del Reino Unido luciendo despeinado y leyendo sus notas. Sin embargo, lo que está en juego para el mundo no podría ser mayor.


Es la recesión más profunda desde la Gran Depresión con la cuál lidiar, y el doloroso recordatorio de que fue durante la crisis financiera de 2008 cuando el G-20 se hizo realidad. Hubo una urgencia en torno al cambio climático rechazado por Trump durante su mandato, y la carrera por distribuir una vacuna COVID-19 que está poniendo a prueba el espíritu de dejar de lado los intereses nacionalistas por el bien común.

Bienvenido Joe

La imagen que surgió de dos días de diplomacia internacional reducidos a una forma de reunión de Zoom es que muchos líderes se sienten aliviados de que Joe Biden asuma la presidencia de los Estados Unidos, aunque creen que cuatro años de "America First" no se pueden deshacer fácilmente, según funcionarios presentes.

Incluso el presidente en funciones, como una sombra de su antiguo yo combativo, todavía se atribuía el mérito de derrotar al Estado Islámico y traer la paz al Medio Oriente. Este domingo, Trump justificó su salida del acuerdo climático de París porque fue diseñado, dijo, "para matar la economía estadounidense". Cuando fue su turno de hablar el sábado, Trump dijo que cualquier estadounidense que quiera vacunarse podrá hacerlo y no mencionó la posibilidad de compartir vacunas fabricadas en Estados Unidos con otras naciones.

Francia estaba entre un coro de países que pedían un progreso más rápido en la distribución de vacunas, particularmente cuando se trataba de las naciones más pobres. Es una práctica común que los líderes hagan que otros se pongan en su lugar, pero este G-20 llevó esa práctica a otro nivel.


Trump siempre ha jugado el comodín en tales eventos. La diferencia ahora es que sus compañeros lo consideran menos relevante después de haber perdido la reelección, incluso si se niega a aceptar los resultados de las elecciones. En una reunión de líderes de Asia-Pacífico el viernes, Trump fue colocado brevemente en el cuadro inferior derecho de la pantalla. En el G-20, su impacto también pareció disminuir repentinamente.

La 'grandiosidad' de Trump

La canciller alemana, Angela Merkel, quien cumple 15 años al frente del país más poderoso de Europa, descartó la batalla de Trump para permanecer en la Casa Blanca. Su ministro de Finanzas también criticó al decir que "un participante aprovechó la ocasión una vez más para hablar sobre su propia grandiosidad".

Incluso en estas circunstancias anticlimáticas, donde los funcionarios no podían mezclarse, estaba claro que había un ambiente diferente.

Un funcionario europeo lo describió como un soplo de aire fresco. Otro señaló que después de años de obstruccionismo, la delegación de Estados Unidos parecía más comprometida y que la declaración final de la cumbre fue más fuerte que muchas en los últimos años.

El próximo año, la pelota pasará a Italia para el G-20 y al Reino Unido para el Grupo de los Siete y la conferencia climática de las Naciones Unidas, lo que endurecerá el debate sobre el calentamiento global. Incluso una China normalmente tímida parecería dar la bienvenida a un regreso a ese tipo de compromiso.

La esperanza de China

"Con la salida de Trump, China y Estados Unidos podrían tener al menos algún lenguaje común sobre el multilateralismo, aunque su entendimiento no sea exactamente el mismo", dijo Wang Huiyao, asesor del gabinete de China.

En la declaración del G-20, Trump firmó discretamente los documentos que los funcionarios estadounidenses habían exigido que se diluyeran en sesiones recientes. Con respecto a los medicamentos y las vacunas, los líderes se comprometieron a "no escatimar esfuerzos para garantizar su acceso asequible y equitativo para todas las personas".

Los aliados occidentales de Estados Unidos están ansiosos por que Biden llene el vacío dejado por Trump, recuperando parte del terreno que China ha tomado para jugar al campeón de la globalización. Merkel y Macron son muy conscientes de que Europa debe depender menos de Estados Unidos como policía global.

China plantea competencia, no solo económicamente, sino como líder en clima y ciencia. El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, pidió un rechazo a lo que llamó la "diplomacia más agresiva y coercitiva de Beijing".

Este fue un año excepcional. La escala de la pandemia desconcertó a los tomadores de decisiones en todos los frentes. Los líderes que miraban a sus propios votantes parecían más preocupados por cómo salvar la Navidad en casa que por cualquier cosa que fuera más allá de sus fronteras, muchas de las cuales todavía están cerradas a casi cualquier otro país.

Trump abandonó las reuniones temprano, pero también lo hicieron Xi Jinping de China y Jair Bolsonaro de Brasil. Fue una señal de los tiempos y posiblemente un sentimiento ampliamente compartido de solo querer pasar página este año.

Para aquellos que pensaron que este podría ser el último avistamiento de Trump, el propio presidente dijo que regresaría.

Según un funcionario francés, especificó con sus homólogos el primer día del G-20 que deseaba seguir trabajando con ellos durante mucho tiempo.

John Follain, Vivian Nereim, Arne Delfs y Alberto Nardelli con la asistencia de Josh Wingrove, Kait Bolongaro, Jing Li, Ilya Arkhipov y Ania Nussbaum.