Mundo

Trump no se rinde: presiona a funcionarios electorales de Georgia a 'encontrar' nuevos votos

En una llamada de 62 minutos el sábado, Trump pasó de ser adulador a amenazador cuando presionó a los funcionarios para que tomen medidas a su favor pocos días antes de que el Congreso certifique la victoria de Joe Biden.

El presidente Donald Trump urgió a los funcionarios electorales de Georgia a "encontrar" miles de votos y recalcular el resultado de la elección para darle la vuelta al estado, un esfuerzo extraordinario para presionar a sus compañeros republicanos mientras intenta disputar la victoria electoral de Joe Biden.

En una llamada de 62 minutos el sábado, Trump pasó de ser adulador a amenazador cuando presionó a los funcionarios, incluido el secretario de Estado Brad Raffensperger, para que tomen medidas a su favor pocos días antes de que el Congreso certifique la victoria de Biden.

La voz del presidente, y la de su jefe de gabinete, Mark Meadows, se escuchó en una grabación de audio de la llamada que obtuvo Bloomberg News. El Washington Post publicó extractos de la llamada el domingo temprano.


"Mire, todo lo que quiero hacer es esto: solo quiero encontrar 11 mil 780 votos", dijo Trump a Raffensperger. Un recuento oficial ha afirmado que Biden venció a Trump por 11 mil 779 votos en el estado tradicionalmente republicano.

Raffensperger respondió: "El desafío que tiene es que los datos que tiene son incorrectos".

La Casa Blanca y la campaña de Trump no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios. La oficina del secretario de estado de Georgia declinó hacerlos.

Creciente resentimiento

El llamado de Trump amenazó con profundizar el creciente resentimiento hacia él dentro de su propio partido, ya que varios republicanos creen que está socavando la confianza en el proceso electoral de Georgia días antes de una elección de segunda vuelta crítica el martes que determinará el control del Senado de Estados Unidos.


Trump le dijo a Raffensperger, un republicano a quien una vez apoyó, que era un "gran riesgo" para él y su abogado no intervenir.

"Sabes lo que hicieron y no lo estás denunciando. Eso es un delito y no puedes permitir que eso suceda. Eso es un gran riesgo para ti y para Ryan, su abogado. Eso es un gran riesgo", dijo Trump, refiriéndose a Ryan Germany, el abogado general de Raffensperger.

El tono de Trump cambió a lo largo de la conversación. En un momento le dijo a Raffensperger: "Sería respetado, realmente respetado, si esto pudiera arreglarse antes de las elecciones".

Anteriormente, Trump dijo: "La gente de Georgia está enojada, la gente del país está enojada y no hay nada de malo en decir eso, ya sabes, que has recalculado".

Trump citó la asistencia a sus mítines en Georgia como evidencia de que ganó el estado y dijo que el tamaño de sus multitudes mostraba que "no es posible haber perdido Georgia".

Teorías conspiratorias

Trump también recitó una serie de teorías conspiratorias, el reemplazo secreto de las "partes internas" de las máquinas de votación y la trituración de las papeletas, mientras instaba a los funcionarios a revocar la votación.

En un momento, Meadows le preguntó a Raffensperger si "con un espíritu de cooperación y compromiso" podrían discutir "un camino a seguir que sea menos litigioso" que los muchos desafíos fallidos que la campaña de Trump ha hecho en los tribunales.

Desde las elecciones de noviembre, Trump ha evitado en gran medida las apariciones públicas y, en cambio, ha dirigido la mayoría de sus comentarios abiertos a socavar la legitimidad de su derrota. Regularmente ha animado a sus seguidores a escuchar a los medios de comunicación de extrema derecha que disputan la victoria de Biden, mientras provocan indignación y recaudan fondos.

Algunos legisladores republicanos ahora se están preparando para oponerse a la certificación de los resultados el miércoles, diciendo que deben responder a preocupaciones ampliamente infundadas sobre la integridad de las elecciones que Trump ha avivado casi sin ayuda.

Trump advirtió a Raffensperger que los votantes republicanos podrían castigar al partido si no anulaba el resultado.

'Nos vemos mañana'

"Y, honestamente, esto debería ir muy rápido", dijo Trump. "Deberían reunirse mañana, porque se acercan unas grandes elecciones y por lo que le has hecho al presidente. Sabes, la gente de Georgia sabe que esto fue una estafa, y debido a lo que le has hecho al presidente, mucha gente no va a votar, y muchos republicanos van a votar en contra porque ellos detestan lo que le hiciste al presidente. ¿De acuerdo? Lo detestan".

En un momento, Trump preguntó si los funcionarios destruyeron las boletas, citando un "rumor", y si Dominion Voting Systems estaba sacando las máquinas de votación del condado de Fulton.

"No, Dominion no ha movido ninguna maquinaria fuera del condado de Fulton", respondió Ryan Germany, quien se desempeña como abogado general de Raffensperger.

"¿Pero han movido las partes internas de las máquinas y las han reemplazado por otras partes?", preguntó Trump.

"No", respondió Germany.

"¿Estás seguro, Ryan?", preguntó Trump.

"Estoy seguro", dijo Germany.

Llamamientos a juicio político

La llamada se compuso en gran parte de Trump desatando una serie de quejas, ataques y teorías infundadas, y los funcionarios de Georgia respondieron diciendo que no tienen evidencia de fraude generalizado y que respaldan los resultados, ya sujetos a dos recuentos.

"Creemos que tenemos una elección precisa", dijo Raffensperger.

La llamada provocó rápidas críticas. El representante Dan Kildee, un demócrata de Michigan, dijo que esta provocaría una investigación de juicio político si Trump tuviera más de unas pocas semanas en el cargo.

La representante de Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez, dijo que si fuera por ella, habría artículos de acusación "en la sala, con bastante rapidez".

Ciudadanos por la Responsabilidad y la Ética, un grupo de vigilancia, calificó la convocatoria como otra ofensa acusable de Trump.

"El presidente de Estados Unidos ha sido grabado tratando de manipular una elección presidencial", dijo el director ejecutivo Noah Bookbinder en una declaración escrita.

"Este es un punto bajo en la historia de Estados Unidos y una conducta incuestionablemente imputable. Es incontrovertible y devastador ".

Con la asistencia de Mario Parker, Ana Monteiro y Erik Wasson.