Mundo

Trump cancela diálogo con China y deja en suspenso el futuro del acuerdo comercial entre ambos países

El acuerdo comercial entre Estados Unidos y China entró en vigor en febrero.

El presidente Donald Trump dijo que suspendió las conversaciones comerciales del fin de semana pasado con China, lo que generó dudas sobre el futuro de un acuerdo comercial que ahora es el punto más estable en una relación cada vez más tensa.

"Cancelé las conversaciones con China", dijo Trump el martes en Yuma, Arizona. "No quiero hablar con China en este momento".

El acuerdo comercial de fase uno, que entró en vigor en febrero, había pedido discusiones sobre la implementación del acuerdo cada seis meses. Se suponía que el viceprimer ministro chino, Liu He, realizaría una videoconferencia con el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, pero se pospuso indefinidamente.

Si bien China está realizando muchos de los cambios estructurales que prometió en temas como la protección de la propiedad intelectual, sus compras de productos estadounidenses están muy por debajo de donde deben estar para cumplir con los objetivos prometidos, y casi no hay posibilidad de que puedan cumplirse ahora con el daño que el COVID-19 le ha hecho a la economía global. Un colapso del acuerdo corre el riesgo de llevar a un regreso de la guerra arancelaria de ojo por ojo que daña el comercio y las empresas de todo el mundo.

Al abordar si Estados Unidos se retiraría del acuerdo de la fase uno, Trump dijo: "Veremos qué sucede". La terminación del trato requeriría una notificación por escrito y entraría en vigencia 60 días después, a menos que ambas partes acuerden una fecha diferente.

Las conversaciones nunca llegaron a ningún calendario público oficial en Washington o Beijing, pero el South China Morning Post informó que estaban programadas para el sábado pasado. Anteriormente, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, dijo que la información sobre las conversaciones de alto nivel se dará a conocer "a su debido tiempo".

Trump ha aumentado la presión sobre China en todo, desde la democracia en Taiwán y Hong Kong hasta las aplicaciones populares WeChat y TikTok, mientras busca recuperar terreno en las encuestas antes de las elecciones de noviembre. Uno de sus principales objetivos con el acuerdo comercial era reducir el déficit de Estados Unidos con China, pero ahora está aumentando de nuevo.

Incluso si China puede comprar suficiente soja, maíz o carne de cerdo para cumplir sus promesas en agricultura, es poco probable que pueda comprar suficiente petróleo y gas para cumplir con las promesas en materia de energía. Además, el colapso de los viajes internacionales afectará la demanda china de nuevos aviones estadounidenses y ha impedido que cientos de miles de ciudadanos chinos viajen a los Estados Unidos para la universidad o el turismo, diezmando las exportaciones de servicios de Estados Unidos.

Trump ha estado intensificando las quejas sobre China, en particular por la propagación del coronavirus, al que llama habitualmente el "virus de China".

"Lo que China le hizo al mundo fue impensable", dijo Trump el martes.