Mundo

Trump amenaza con hasta 10 años de prisión a manifestantes que derriben estatuas

La orden se dio después de que un grupo trato de tirar una estatua de Andrew Jackson, séptimo presidente de EU, que está cerca de la Casa Blanca.

El presidente Donald Trump afirmó este martes que dio instrucciones a funcionarios federales para que arresten a cualquier persona que destruya o vandalice estatuas en propiedad federal después de que las fuerzas del orden público cerca de la Casa Blanca usaran una sustancia similar a un spray de pimienta para alejar a los manifestantes de una estatua que intentaron derribar.

Fotos de reporteros en el lugar mostraron cuerdas colgadas alrededor de una estatua de Andrew Jackson, el séptimo presidente de Estados Unidos, mientras los manifestantes se esforzaban por derribarlo.

La estatua se encuentra en el centro de Lafayette Square, justo al norte de la Casa Blanca. La policía hizo retroceder a la línea de manifestantes y la estatua sigue en pie.

"He autorizado al gobierno federal a arrestar a cualquier persona que vandalice o destruya cualquier monumento, estatua u otra propiedad federal en Estados Unidos con hasta 10 años de prisión, de acuerdo con la Ley de Preservación del Monumento al Veterano o cualquier otra ley que pueda ser pertinente", tuiteó el mandatario en esta mañana.

La Casa Blanca no respondió de inmediato a una solicitud de detalles sobre cómo se implementará la orden de Trump.

Jackson fue un general, héroe de guerra, quien durante mucho tiempo fue calificado por eruditos como uno de los mejores presidentes en la historia de EU. Su rostro está en el billete de 20 dólares.

Sin embargo, el papel de Jackson en la eliminación de las tribus indias americanas de sus tierras ancestrales ha llevado a una revaluación de su imagen en los últimos años.

Trump, que ha hablado con cariño de Jackson, colgó un retrato de él en la Oficina Oval. Dijo en un tuit anterior que numerosas personas fueron arrestadas por vandalismo y advirtió contra tales acciones.

El secretario del Interior, David Bernhardt, calificó a los manifestantes como "delincuentes" y "anarquistas", y indicó en un comunicado que agradecía a los agentes de policía "que se mantienen firmes contra estos ataques coordinados y buscan la paz y la justicia para todos".