Tifón 'Phanfone' azota Filipinas y deja al menos 28 muertos
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Tifón 'Phanfone' azota Filipinas y deja al menos 28 muertos

COMPARTIR

···
menu-trigger

Tifón 'Phanfone' azota Filipinas y deja al menos 28 muertos

bulletEl fenómeno meteorológico afectó principalmente la isla de Bisayas, en la región central de la nación asiática.

Bloomberg /Ditas B. Lopez
26/12/2019
Actualización 27/12/2019 - 7:07
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El tifón Phanfone dejó al menos 28 personas fallecidas y a otras 12 desaparecidas en la isla de Bisayas, región central de Filipinas, para posteriormente dirigirse al mar.

Phanfone, que localmente es conocido como Úrsula, dejó varadas a muchas personas en puertos aéreos y marítimos en la época de mayor demanda de viajes, causó deslaves, inundó villas en tierras bajas, destruyó casas, derribó árboles y postes, y dejó sin electricidad a provincias enteras.

Una funcionaria de manejo de desastres dijo que la localidad costera de Batad, en la provincia de Iloilo, parecía "pueblo fantasma" en plena Navidad.

"Parece que no había nadie porque había un apagón total, tampoco se escuchaba nada. Parecía un pueblo fantasma", dijo por teléfono Cindy Ferrer, de la oficina local de Protección Civil.

La tormenta se debilitó ligeramente mientras se dirigía hacia el Mar de la China Meridional con vientos sostenidos de 120 kilómetros por hora y ráfagas de 150 km/h después de azotar isla por isla con fuertes vientos y aguaceros el 25 de diciembre, informó la agencia meteorológica.

La mayoría de los decesos reportados por las autoridades fueron por ahogamiento, caída de árboles o electrocución accidental.

Un hombre, sus tres hijos y otro familiar están entre los desaparecidos después de que la crecida de un río inundara su choza en Iloilo, una de las provincias más afectadas.

El tifón impactó en la provincia de Samar del Este en Nochebuena y luego avanzó por la región central del archipiélago durante la Navidad, azotando siete localidades costeras y provincias isleñas sin perder fuerza, dijeron meteorólogos.

Las autoridades provinciales, militares policías y voluntarios pasaron la Navidad lejos de casa para atender a miles de desplazados que se refugiaron en estadios y escuelas, instalaciones que fueron convertidas en albergues de emergencia. Muchas personas más permanecieron en terminales de autobuses en la nochebuena, dedicada tradicionalmente a reuniones familiares.ado.