Mundo

Texanos enfrentan dilema mortal: Se quedan en hogares sin calefacción o salen a buscarla en medio de heladas

Cerca de 5 millones de personas en ese estado continúan sin energía eléctrica, lo que también pone en riesgo que la campaña de vacunación contra el COVID-19 siga su curso.

Las temperaturas peligrosamente frías que se apoderan de Texas presentan un terrible dilema para millones de residentes: quedarse en hogares sin calefacción o ignorar todos los consejos oficiales y aventurarse en las peligrosas carreteras del estado.

Los texanos se despertaron este martes por la mañana con un segundo día de apagones; muchos de ellos llevan sin suministro eléctrico por más de 24 horas Las advertencias del fin de semana sobre cortes de energía se han convertido en una crisis, lo que ha provocado frenéticas llamadas a parientes ancianos, reservas de hotel de última hora, viajes para comprar botes de propano y correos electrónicos del trabajo mandados desde el automóvil.

La escala de la crisis que se apodera de Texas amenaza con adquirir una dimensión más oscura. La Guardia Nacional se desplegó para llevar a los ancianos a refugios con calefacción. Los viajes aéreos dentro y fuera de Houston se detuvieron, y los esfuerzos de vacunación contra el nuevo coronavirus enfrentan una posible interrupción, y los funcionarios se apresuraron a utilizar más de 8 mil dosis después de que una instalación de almacenamiento perdió la energía de respaldo.


"Se suponía que el corte solo duraría una o dos horas, lo que parecía manejable", dijo Isha Elhence, una residente de Dallas de 26 años que perdió el suministro eléctrico alrededor de las 2 de la mañana del lunes, resumiendo el estado de ánimo general de desdicha. "Ahora es un poco indefinido sin actualizaciones, por lo que no estamos seguros de qué se supone que debemos hacer".

Los riesgos de conducir en las condiciones actuales fueron resaltados la semana pasada por un choque de más de 130 autos en una interestatal helada de Texas que dejó seis muertos. En Houston, los cielos despejados comenzaron a derretir la nieve en calles y carreteras el lunes, pero las autoridades advirtieron que tan pronto como se pusiera el sol, se congelaría. Efectivamente, este martes por la mañana, el hielo cubrió más de 200 carreteras en la ciudad, y la autoridad de transporte declaró que el 'hielo oscuro' era un peligro importante.

Aún así, Elhence estaba dividida entre recorrer el desafiante camino hacia la casa de su tía, que todavía tiene electricidad, o abrigarse en un apartamento frío. En College Station, sede de la Universidad Texas A&M, Luke Leifker, de 19 años, esperaba actualizaciones mientras sus padres, en Austin, se aventuraban por la carretera y cruzaban un paso elevado para buscar a sus abuelos, que se quedaron sin electricidad durante la noche. El abuelo de Leifker, de 80 años, usa una máquina de oxígeno y debe cargarse cada pocas horas.

"La única forma en que han podido cargarlo es a través del automóvil. Eso simplemente no es sostenible, además tienen que estar al aire libre ", dijo Leifker por teléfono. "Realmente desearía que hubieran dado una advertencia más avanzada sobre lo que podríamos esperar para que pudiéramos haber tomado las precauciones de seguridad adecuadas".


Ercot, el operador de la red eléctrica del estado, informó durante una caótica conferencia de prensa de emergencia el lunes que los cortes continuarían hasta la madrugada de este martes.

Hay pocas perspectivas de alivio inmediato. La temperatura en Dallas fue de menos 16 grados centígrados este martes por la mañana, con un máximo de menos 5 grados centígrados. En Houston, fue de menos 10 grados centígrados. Fue igualmente frío en San Antonio, y las temperaturas de Austin bajaron a menos 12 grados centígrados.

"Esto es extremadamente peligroso", dijo Eric Berger, un pronosticador de Space City Weather de Houston.

La sensación térmica en Houston y en otros lugares está haciendo que las temperaturas se sientan aún más frías y empeorando el impacto en las personas. Las principales ciudades abrieron refugios de calentamiento antes de la tormenta, pero en Houston, algunas de esas instalaciones se quedaron sin energía a primera hora de la tarde del lunes, dijo el alcalde de Houston, Sylvester Turner. Para aquellos con los medios y la habilidad, hay una lucha por encontrar una habitación de hotel.

"Toda la mañana de hoy hemos tenido una y otra vez, unas 10 llamadas por hora, con consultas sobre habitaciones y disponibilidad", comentó Erica González, gerente general de un Best Western cerca del centro de Houston, que todavía tenía energía el lunes.

Dave Berry, un veterano de la guerra de Vietnam de 72 años, ya experimentó tres apagones a mediados de la mañana de ayer y depende de una chimenea de gas que mantiene la temperatura en su sala de estar en alrededor de 15 grados mientras está envuelto en mantas junto con su esposa junto a la chimenea.

"Desafortunadamente, no preparamos el café antes de que se cortara la luz", dijo Berry desde su casa en los suburbios de Dallas. "Realmente podríamos ir por alguno ahora mismo".