Suecia ajustará su estrategia contra COVID-19 tras espiral de muertes de adultos mayores
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Suecia ajustará su estrategia contra COVID-19 tras espiral de muertes de adultos mayores

COMPARTIR

···
menu-trigger

Suecia ajustará su estrategia contra COVID-19 tras espiral de muertes de adultos mayores

bulletEl gobierno planea gastar alrededor de 220 millones de dólares en aumentar los niveles de personal para ayudar a proteger a este sector de la población.

Bloomberg / Charles Daly y Christian Wienberg
12/05/2020
Actualización 12/05/2020 - 18:53
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Suecia ajustará su estrategia para lidiar con COVID-19, después de que la tasa de mortalidad en residencias de adultos mayores se descontrolara.

El gobierno del primer ministro Stefan Lofven planea gastar alrededor de dos mil 200 millones de coronas (220 millones de dólares) en aumentar los niveles de personal para ayudar a proteger a los ciudadanos más viejos del país. Otros dos mil millones de coronas se destinarán a compensar a las autoridades locales por los costos adicionales en los que incurrieron para enfrentar la pandemia, dijo el martes el gobierno.

Como en otros lugares, las muertes relacionadas con COVID-19 de Suecia han golpeado desproporcionadamente a los ancianos. Pero los críticos argumentan que muchas de esas muertes podrían haberse evitado si las autoridades hubieran tomado más medidas para centrar la atención en el grupo demográfico más vulnerable.

A principios de este mes, Suecia dijo que los fiscales habían comenzado una investigación sobre la alta tasa de mortalidad en un hogar de ancianos. La mitad de los mayores de 70 años que murieron a causa de COVID-19 en Suecia vivían en hogares de ancianos, según las estadísticas nacionales a fines de abril. Hasta el lunes, el país había registrado tres mil 256 muertes relacionadas con COVID-19.

El enfoque de Suecia para manejar la pandemia del coronavirus se ha convertido en un tema de debate internacional después de optar por un bloqueo mucho más laxo, y en su lugar se basó en que sus ciudadanos siguieran las pautas de distanciamiento social.

Los gimnasios, escuelas, restaurantes y tiendas suecos han permanecido abiertos durante la propagación de la pandemia. La estrategia hasta ahora ha ayudado a proteger la economía de lo peor, pero la tasa de mortalidad de Suecia es de aproximadamente 32 por 100 mil, en comparación con 24 en Estados Unidos y aproximadamente nueve en la vecina Dinamarca.

El principal epidemiólogo de Suecia, Anders Tegnell, dice que luchar contra el COVID-19 es una tarea a largo plazo, lo que significa que los bloqueos temporales finalmente serán contraproducentes. Él dice que una vez que se levanten, las tasas de infección volverán a aumentar.

En cambio, Tegnell dice que las restricciones moderadas que permiten que continúe gran parte de la vida normal tienen más probabilidades de ayudar a guiar a una sociedad a través de una pandemia que tiene una vida útil prolongada.

Pero la estrategia sigue siendo controvertida. Dentro de la región nórdica, se han establecido contrastes entre Suecia y Dinamarca, que optaron por un bloqueo estricto desde el principio.

Dinamarca se encuentra ahora en la segunda fase de reapertura de su economía. Además, los datos recientes incluso sugieren que su tasa de infección está disminuyendo, y su tasa de mortalidad hasta ahora es inferior a un tercio de la de Suecia.

Dinamarca abrió grandes sectores de su economía a mediados de abril, incluidas las escuelas primarias y los salones de peluquería. Esta semana, las tiendas danesas abrieron por primera vez en dos meses, con museos y cines a seguir.