Mundo

¿Son un 'alivio' las fiestas en Wuhan, lugar donde supuestamente se originó el COVID-19?

La propagación de la enfermedad se ha erradicado casi por completo en China, pero todavía hay brotes aislados.

Durante más de dos meses, los 11 millones de residentes de Wuhan soportaron una estricta cuarentena mientras el COVID-19 circulaba por la ciudad del centro de China.

Ahora, algunos se dejan llevar en las multitudinarias fiestas nocturnas en piscinas de una popular cadena de parques de diversiones. El Parque Acuático Wuhan Maya Beach reabrió sus puertas a finales de junio, y los asistentes han aumentado este mes.

Wuhan fue el epicentro del brote del nuevo coronavirus en China y registró la mayoría de los decesos del país. La ciudad y su provincia estuvieron aisladas de finales de febrero a principios de abril. La gente no podía salir ni entrar a la ciudad y la mayoría estaban confinados en sus casas.

La propagación de la enfermedad se ha erradicado casi por completo en China, aunque esporádicamente surgen brotes aislados.

Las atracciones al aire libre y los lugares turísticos han reabierto sus puertas gradualmente, aunque con restricciones, en toda la nación.

Para acceder al parque acuático de Wuhan, los asistentes a la fiesta deben reservar su boleto por internet con antelación e incluir su número de identificación. Ese día, tienen que presentar la identificación y un código verde generado por una aplicación móvil que rastrea los movimientos de la población y si están sujetos a una cuarentena por el virus.

La cadena Maya Beach está celebrando fiestas similares en sus instalaciones en ciudades como Shanghái y Chongqing.