Mundo

'Si quieren dormir en paz...': Kim Yo-jong, hermana de líder de Norcorea, 'amenaza' a EU

Las declaraciones de la alta funcionaria de Corea del Norte se dan en el contexto de la visita de Antony Blinken, secretario de Estado, a Japón y Corea del Sur.

En los primeros comentarios de Corea del Norte dirigidos a la administración de Joe Biden, Kim Yo-jong, la poderosa hermana de Kim Jong-un advirtió a Estados Unidos que "se abstenga de causar un mal olor" si quiere "dormir en paz" durante los próximos cuatro años.

La declaración se emitió cuando el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, y el secretario de Defensa, Lloyd Austin, llegaron a Asia para hablar con los aliados de Estados Unidos, Japón y Corea del Sur, sobre Corea del Norte y otros asuntos regionales. Tienen reuniones en Tokio este martes antes de hablar con funcionarios en Seúl el próximo miércoles.

"Aprovechamos esta oportunidad para advertir a la nueva administración de Estados Unidos que se esfuerza por extender el olor a pólvora (de armas) en nuestra tierra", dijo. "Si quiere dormir en paz durante los próximos cuatro años, es mejor que se abstenga de causar un mal olor como un primer paso".


Kim Yo-jong, una alta funcionaria que maneja los asuntos intercoreanos, también criticó a EU y Corea del Sur por realizar ejercicios militares. También dijo que Norcorea consideraría abandonar un acuerdo bilateral de 2018 para reducir las tensiones militares y abolir una unidad del partido gobernante que tiene décadas de antigüedad y está encargada de manejar las relaciones intercoreanas si ya no tuviera que cooperar con Corea del Sur.

Yo-jong afirmó que Corea del Norte también consideraría desmantelar una oficina que manejaba los recorridos de Corea del Sur a la pintoresca montaña Diamante de Corea del Norte, que Seúl suspendió en 2008 después de que un guardia norcoreano mató a tiros a un turista surcoreano.

Corea del Norte "observará la actitud y las acciones futuras de las autoridades (surcoreanas)", antes de decidir si tomará medidas excepcionales contra su rival, dijo en su declaración publicada en el periódico oficial Rodong Sinmun de Pyongyang.

Los desafíos planteados por el arsenal nuclear de Corea del Norte y la creciente influencia de China cobran gran importancia en el primer viaje del Gobierno de Biden al extranjero, como parte de un esfuerzo mayor para reforzar la influencia de EU y calmar las preocupaciones sobre su papel en Asia después de cuatro años de dominio del enfoque 'Estados Unidos primero' enarbolado por Donald Trump.


Un alto funcionario de la administración de Biden dijo el sábado que los funcionarios estadounidenses han intentado comunicarse con Corea del Norte a través de múltiples canales desde el mes pasado, pero aún no han recibido una respuesta.

"Esta es Kim Yo-jong, quien sigue siendo la punta de la cuña que Corea del Norte intenta poner entre Corea del Sur y su aliado estadounidense", dijo Leif-Eric Easley, profesor de estudios internacionales en la Universidad Ewha de Seúl.

"Las últimas amenazas de Corea del Norte significan que los aliados tienen muy poco tiempo para coordinar sus enfoques sobre disuasión, sanciones y compromiso".

La presidencia de Biden inició cuando Kim Jong-un enfrenta quizás el momento más difícil de su gobierno de nueve años. La maltrecha economía de su país se ha deteriorado aún más en medio de cierres fronterizos pandémicos, mientras que sus cumbres con Trump no lograron levantar sanciones paralizantes.

Si bien Kim en discursos políticos recientes ha prometido fortalecer su programa de armas nucleares, también ha dicho que el destino de las relaciones estadounidenses depende de las acciones de Washington.

Los ejércitos de Corea del Sur y Estados Unidos comenzaron los ejercicios militares anuales la semana pasada que continúan hasta el próximo jueves. Los simulacros son ejercicios de puesto de mando y simulación computarizada y no implican entrenamiento de campo. Dijeron que realizaron los disminuidos simulacros después de revisar factores como el estado del COVID-19 y los esfuerzos diplomáticos para reanudar las conversaciones nucleares con Corea del Norte.

Pero Kim Yo-jong dijo que incluso los simulacros más pequeños son un acto de hostilidad hacia el Norte. En el pasado, el Norte a menudo respondió con simulacros entre Estados Unidos y Corea del Sur con pruebas de misiles.

"(Los simulacros de guerra) y la hostilidad nunca pueden acompañar al diálogo y la cooperación", subrayó.