Si eres estudiante y requieres un préstamo, toma estos tips antes de firmar
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Si eres estudiante y requieres un préstamo, toma estos tips antes de firmar

COMPARTIR

···
menu-trigger

Si eres estudiante y requieres un préstamo, toma estos tips antes de firmar

bulletExpertos señalan que debes pensar en las consecuencias de pagar un préstamo a largo plazo y en los intereses que conllevará antes de firmar y aceptar el dinero.

AP
14/03/2019
Actualización 14/03/2019 - 17:43
Estudiantes se endeudan para solventar gastos, pero posteriormente tienen problemas para pagar.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Si eres joven y quieres terminar una carrera pero no tienes los recursos suficientes para hacerlo, un préstamo estudiantil podría ser una salida fácil, pero ¿la mejor?

Los jóvenes contraen deudas estudiantiles con las mejores intenciones. Se les ha dicho que un título es vital para salir adelante, que deben hacer realidad sus sueños, que la deuda estudiantil es buena.

Mucha gente inteligente, no obstante, termina contrayendo deudas que no podrá pagar. A continuación, algunos testimonios de gente que se endeudado y recomendaciones sobre cómo evitar caer en esta trampa.

Los estudiantes escuchan decir que deben tener un diploma universitario para desarrollar una carrera exitosa y bien pagada.

“Nosotros, como sociedad, tenemos esta obsesión con la educación superior”, dice Daniel T. Kirsch, autor de "Sold My Soul for a Student Loan" (Vendí mi alma por un préstamo estudiantil). "Alentamos a todos a que se endeuden y les decimos que es una deuda buena”.

Pero la deuda estudiantil no es buena si tu título no te permitirá ganar lo suficiente como para pagarla.

Ese es el caso de Jennifer Atkins, de 36 años, de Jacksonville, Florida. Es la primera en su familia que sacó un título universitario y pensó que la ayudaría a salir adelante.

“Pensaba que hacía lo que se suponía debía hacer”, relata Atkins, quien sacó tres diplomas, incluida una maestría en administración de organizaciones sin fines de lucro en el 2014.

Hoy Atkins tiene dos hijos, 100 mil dólares de deuda estudiantil y no trabaja. Dejó su trabajo por complicaciones con su segundo embarazo en el 2017 y no ha conseguido un empleo que le permita pagar niñeras.

Especialistas recomiendan limitar los préstamos solicitados de modo tal que los pagos no superen el 10 por ciento de sus ingresos netos.

Algunos estudiantes están dispuestos a contraer préstamos grandes porque no están conscientes de la realidad: tendrán que pagarlos durante mucho tiempo y con intereses.

Expertos dicen que es común que la gente tome decisiones que la benefician a corto plazo, sin pensar en las consecuencias en el futuro. Atkins dice que sacó pequeños préstamos a lo largo de diez años de estudio: "3 mil dólares por aquí, 5 mil por allá", cuenta Atkins.

Trabajó mientras estudiaba, pero de todos modos necesitaban préstamos para llegar a fin de mes. “Nada de esto me parecía real”, expresó. “No me costaba nada hacer click en ‘acepto’ un préstamo estudiantil”.

Hoy Atkins dice que le hubiera encantado tener un consejero que la ayudase a manejar su situación.

A menudo los estudiantes no tienen los conocimientos necesarios como para tomar decisiones relacionadas con el financiamiento de su carrera.

Susan Dawson, de 47 años, tiene un doctorado en historia y trabaja como historiadora en una dependencia del gobierno, pero puede pagar sus préstamos gracias a un segundo trabajo dando clases online y a un plan gubernamental que le paga una cifra determinada, proporcional a sus ingresos. Dice que, de haber sabido lo que se ganaba en este campo, hubiera estudiado otra carrera.

“Me siento estúpida porque no sabía qué preguntas hacer”, expresó Dawson, quien tiene una deuda de más de 100 mil dólares y vive y trabaja en Washington.

Asegura que, de haber sabido más, hubiera preguntado sobre los sueldos de su campo y sobre cómo funcionan los intereses de los préstamos estudiantiles.

Por eso, expertos recomiendan investigar cuales son los sueldos y los requisitos en cada campo. Calcular los pagos mensuales de los créditos. Tomar en cuenta que mientras estudias, la deuda aumenta por los intereses, a menos que tenga préstamos subsidiados.