Mundo

Senado de EU confirma a Antony Blinken como secretario de Estado

Blinken trabajó como director de personal demócrata en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado cuando Biden era el principal demócrata en años anteriores a la administración Obama.

El Senado confirmó a Antony Blinken como secretario de Estado, dando a uno de los ayudantes más antiguos del presidente Joe Biden la tarea de reanudar las negociaciones nucleares con Irán, restablecer la confianza con los aliados sacudidos por cuatro años de Donald Trump y confrontar a China y Rusia.

Blinken, exsubsecretario de Estado y miembro del personal de Biden en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, fue aprobado por 78 votos contra 22 este martes. Fue el último miembro del equipo de seguridad nacional del presidente en ser confirmado, después de la directora de Inteligencia Nacional Avril Haines y el secretario de Defensa Lloyd Austin.

Blinken, de 58 años, enfrentará muchos desafíos en su primer día. Ayudará a dirigir los planes para volver a entrar en el acuerdo nuclear con Irán a pesar de las objeciones de muchos miembros del Congreso, Israel y otros aliados de Estados Unidos en el Golfo Pérsico. Y debe idear nuevas formas de enfrentar a Rusia, que ha tomado medidas enérgicas contra los partidarios del líder opositor encarcelado Alexey Navalny, y a China, que sigue desafiante a pesar de una serie de sanciones dirigidas a sus abusos de derechos.


En términos más generales, intentará persuadir al resto del mundo de que la política exterior de Estados Unidos no se revertirá cada vez que el poder cambie de manos en Washington. Será una venta más difícil ya que la administración Biden busca deshacer las iniciativas de la era Trump al detener los planes para construir un gasoducto clave con Canadá, presionar más a Israel sobre los asentamientos de Cisjordania y reconsiderar el apoyo a líderes populistas como el líder húngaro Viktor Orban.

El secretario entrante prometió un enfoque bipartidista durante su audiencia de confirmación la semana pasada, ofreciendo puntos de vista destinados a apaciguar a los escépticos republicanos que dijeron que temen que simplemente buscará volver a una política exterior de la era de Obama. Llamó a China "el desafío más importante de cualquier estado-nación para Estados Unidos " y dijo que cualquier reingreso al acuerdo nuclear con Irán debe ir seguido de un acuerdo mejor y más fuerte.

Blinken dijo en la audiencia que su trabajo principal es "volver a aparecer, día tras día, cuando y donde sea". Eso tiene la intención de revertir lo que Biden dice que fueron cuatro años de negligencia por parte de Trump, quien sacó a Estados Unidos de la Organización Mundial de la Salud, por ejemplo, y se negó a respaldar una iniciativa global de vacunas.

El senador demócrata Robert Menendez de Nueva Jersey llamó a Blinken "la persona adecuada para reparar y restaurar nuestras alianzas".


"El mundo está en llamas en este momento, con crisis apremiantes en cada región y hemisferio", dijo Menéndez el lunes por la noche cuando el Comité de Relaciones Exteriores del Senado aprobó la nominación de Blinken. "Habrá más calamidades como esta, más emergencias que exijan el liderazgo de Estados Unidos".

Pero el senador republicano Rand Paul de Kentucky dijo este martes que Blinken y Biden representan un enfoque intervencionista que condujo a los largos y costosos conflictos en Irak y Afganistán.

"Si alguna vez vamos a poner fin a estas guerras, no tendremos que seguir nominando estos recauchutados", dijo Paul en el Senado.

Al ser interrogado por los republicanos en la audiencia de confirmación, Blinken dijo que buscaría "un acuerdo más largo y más fuerte" sobre Irán. Y reconoció que la política exterior de Trump condujo a resultados favorables en algunos casos. Citó como ejemplos un enfoque más duro con China, acuerdos diplomáticos entre Israel y los estados árabes y un mayor gasto en defensa de los socios de la OTAN. Se comprometió a no revertir la decisión de Trump de trasladar la embajada de Estados Unidos en Israel a Jerusalén.

La victoria de Biden fue recibida con entusiasmo por algunas de las naciones que soportaron la peor parte del desprecio de Trump, como Francia y Alemania. Blinken tendrá un trabajo más difícil con aliados estadounidenses como Israel, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, que temen que al intentar volver al acuerdo con Irán, la administración Biden los abandonará y pondrá en peligro su seguridad.