menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Quizá la Navidad aún no está perdida: estos son algunos tips para celebrarla en medio del COVID

COMPARTIR

···
menu-trigger

Quizá la Navidad aún no está perdida: estos son algunos tips para celebrarla en medio del COVID

bulletEs probable que los casos aumenten mucho si millones de personas combinan 3 factores de riesgo en una sola noche. Pero eso no significa que se deban cancelar las celebraciones por completo, dice la columnista Faye Flam.

Bloomberg / Faye Flam
26/10/2020
Actualización 26/10/2020 - 17:14
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
logo OPINIÓN
Bloomberg

Lo negativo sobre la próxima temporada de fiestas de fin de año es que las comidas y fiestas tradicionales -que involucran entornos interiores, poca ventilación y contacto prolongado y cercano- son los mayores factores de riesgo para la propagación del COVID-19. Lo positivo es que todavía hay muchas actividades de menor riesgo para familiares y amigos, según una encuesta informal a epidemiólogos y otros expertos.

Modificaciones más recomendadas para días como Halloween, Acción de Gracias, Hanukkah y Navidad:

Limitar el tamaño del grupo e intentar celebrarlo al aire libre. El epidemiólogo de Harvard Marc Lipsitch dijo que su familia generalmente realiza una gran cena de Acción de Gracias para 16 personas, pero que este año solo lo celebrarán las cuatro personas de su familia nuclear. Julia Marcus, también de Harvard, dijo que tampoco realizará una gran cena familiar, pero mantendrá la tradición familiar de una caminata de Acción de Gracias. El virólogo de la Universidad de Purdue David Sanders tampoco asistirá a una gran reunión de Acción de Gracias este año y también abogó por una reunión al aire libre si es posible.

Si algo se ha aprendido durante los siete meses de esta pandemia, son los tres peligrosos factores que hay que evitar: multitudes, entornos cerrados y contacto cercano. Es probable que los casos aumenten mucho si millones de personas combinan los tres factores en una noche. Pero eso no significa que deba cancelar las celebraciones por completo.

Los planificadores de estas celebraciones de fin de año también tienen que pensar si hay personas vulnerables en el grupo, dice Sanders. La pregunta correcta, dice, no es si una actividad es segura, sino qué otras alternativas serían más seguras.

El tamaño de la reunión es un factor importante si desea evitar la propagación del virus. Cada persona adicional aumenta el riesgo de que alguien lleve el virus a la reunión, y también aumenta el número de personas que podrían contagiarse. Si duplica el tamaño del festejo, prácticamente cuadruplica el riesgo de transmisión.

Lipsitch sugirió invitar a amigos a una serie de reuniones más pequeñas, organizarlas al aire libre y adelantar la cena para principios de otoño, antes de que las condiciones meteorológicas bajen más. Ya se está acabando el tiempo para hacer eso en el norte, pero las tardes aún pueden ser templadas a fines de octubre y principios de noviembre.

¿Estás deprimido en estos momentos? Espera a que lleguen las fiestas de fin de año

El mejor regalo de Navidad: en Inglaterra esperan vacunación masiva contra COVID-19 para fin de año

Marcus agrega que la ventilación es un factor poco apreciado para la reducción del riesgo. Si hace demasiado frío para mantener su pequeña reunión afuera, abre una ventana y enciende la calefacción.

Marcus, en particular, ha querido hablar sobre algo que es dolorosamente cierto pero políticamente incorrecto: pedirles a las personas que no tengan encuentros sociales normales durante meses es brutal e innecesario. Como entendida en el área del SIDA/VIH, hace la distinción entre una estrategia de salud pública basada solo en la abstinencia y una estrategia de disminución de riesgos.

La abstinencia es como comenzaron las cosas en la pandemia, donde se aconseja a las personas que no salgan de sus hogares, excepto para traslados esenciales. Incluso se desaconsejaron actividades de bajo riesgo. “Eso es obviamente insostenible y no ha sido un modelo exitoso para ninguna otra área de la salud pública, por lo tanto, no sé por qué lo sería ahora”, dice.

Un enfoque sostenible reconoce que algunas actividades, como las grandes reuniones en interiores, son de alto riesgo, pero otras no, como ir a la playa o dejar que los niños jueguen en parques infantiles. Restringir las actividades de bajo riesgo, o avergonzar a los usuarios de parques infantiles y playas, dice, está llevando a distanciar la fatiga sin reducir mucho el riesgo.

“Las personas tienen necesidades sociales y toda nuestra estrategia para esta pandemia podría haberse beneficiado al reconocer esto desde un principio”, dice. “No lo hemos hecho, y el resultado es que las personas en este momento tienen una gran necesidad de conexión social”. Muchas personas esperan las festividades de fin de año como una forma de calmar esa necesidad.

Marcus dice que no está de acuerdo con la decisión de los CDC de poner la recolección de dulces para Halloween en la misma categoría de riesgo que las visitas a casas encantadas, actividad bajo techo y donde hay muchas personas gritando. Si los niños no están muy juntos y además, usan máscaras, ella considera que la vieja tradición de Halloween es una actividad de bajo riesgo.

Es posible que algunas familias estén tratando de hacer que todos se hagan una prueba primero, o realizar una cuarentena de 14 días antes y después de una reunión. Los expertos tuvieron una tibia respuesta a enfoques tan complicados, ninguno de ellos lo intentaría. Una cuarentena de 14 días para ambos lados de una reunión es mucho pedir, y acertar en el momento de las pruebas es complejo.

Si bien continuar con las celebraciones de este fin de año puede parecer frívolo, está lejos de serlo. Las medidas de la pandemia han absorbido gran parte de la alegría de la vida. Las festividades no deberían ser víctima de ello. Las necesitamos, no a pesar de estar pasando por una prolongada pandemia, sino debido a ello.

*Faye Flam es columnista de Bloomberg Opinion. Ha escrito para The Economist, The New York Times, The Washington Post, Psychology Today, Science y otras publicaciones. Es licenciada en geofísica por el Instituto de Tecnología de California.

*Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial, de Bloomberg LP y sus dueños. Ni de El Financiero.